Se expande el uso de la luz natural

Hoy, los proyectos intentan generar espacios más sustentables, minimizando el uso de iluminación artificial. Cada día es más común que las inmobiliarias busquen la forma de incorporarlos en baños, áreas comunes e incluso pasillos.

La luz natural cada vez cobra más importancia en los proyectos inmobiliarios.

“Los usuarios están cada vez más informados y cada día valoran más una adecuada iluminación y el uso eficiente de la energía. Por otro lado, la misma competencia en el ámbito inmobiliario ha obligado al desarrollo de proyectos cada vez más complejos y sofisticados, en los que el tema de la iluminación es un ingrediente central”, afirma Klaus Georg Benkel, de BL Arquitectos, oficina de arquitectos vinculada a Inmobiliaria Lo Campino.

Agrega que esta necesidad de exponer la mayor cantidad de perímetro de una construcción a la luz natural, ha llevado a la arquitectura a desarrollar tipologías como la de los patios interiores tanto en casas bajas como en edificios de mayor altura, y maximizar el desarrollo de las fachadas y sus vanos para permitir la mayor entrada de luz natural al interior de las construcciones.

“Y a los tradicionales vanos -o espacios sin construcción para puertas o ventanas-, se introducen nuevas soluciones para la entrada de luz natural, como lucarnas, tajos, tragaluces o túneles de luz”, explica.

Comenta que, en general, el uso de una arquitectura de lenguaje moderno ha permitido incorporar vanos de mayor tamaño y de proporciones más interesantes, “como lo hicimos en Casaterra, el proyecto más reciente de Lo Campino, generando interiores más luminosos y amplios”, detalla el profesional.

Grandes atractivos

Por su parte Enrique Joglar, gerente de Desarrollo de Indesa, señala que la luz natural se está incorporando cada vez más a los proyectos de distintos usos. “Por un lado, para disminuir el consumo eléctrico durante el día y por otro para mejorar la calidad de ciertos recintos que en el pasado no los consideraban”.

Por ejemplo, dice, en el proyecto Vista Ñuñoa, dado que es un edificio con 12 departamentos por piso, con un núcleo central de ascensores, se diseñaron ventanas de iluminación al oriente y al poniente, además de un ventanal de iluminación y vista hacia el norte.

“Así se logra tener iluminación natural durante las distintas horas del día con una vista privilegiada del jardín del edificio y la ciudad, dándole mayor categoría a las áreas comunes”.

Agrega Enrique Joglar que cada vez se dejen menos cosas al azar.

“Respecto del cálculo de la luz, nosotros en cada proyecto trabajamos con especialistas en sustentabilidad que revisan las edificaciones en etapa de diseño para poder valorar sus cualidades lumínicas, térmicas y otras. Con esa evaluación se hacen los ajustes necesarios para optimizar el rendimiento de las edificaciones a través de la arquitectura”, dice.

Afirma que hoy los espacios con luz natural se transforman en un valor agregado para los clientes. “Por un lado significa un ahorro significativo en los gastos comunes y por otro, mejora la calidad de su vivienda, que en caso de los edificios va más allá del departamento, considerando que estacionamientos, hall de acceso y circulaciones, entre otros, que son parte del lugar donde habito. Los clientes valoran que los edificios consideren soluciones arquitectónicas que aseguren eficiencia energética, ahorro y calidad de vida”.A su vez, Cecilia Celis, gerente de Marketing de Inmobiliaria Fernández Wood Vizcaya, indica que, por ejemplo, las casas de esa compañía buscan maximizar el uso de la luz natural a través de la orientación y arquitectura. “La distribución de los espacios en general, gira en torno a este concepto, ayudando a que fluya por todos los rincones del proyecto, incluida la sala de estar, la cocina, los baños e incluso el sector de la escala que proyecta la luz al primer y segundo piso”.

Señala que en sus proyectos en Chamisero y Santa Elena de Chicuero, “las casas Fernández Wood destacan por sus amplios ventanales, puertas con ventanas laterales y vanos en las bóvedas de las escaleras; todos recursos arquitectónicos que ayudan a potenciar la iluminación natural al interior de las viviendas”.

Luz abundante

Agrega que “está comprobado que la luz natural hace que los espacios interiores se vean más amplios, pero también aportan una sensación de bienestar, energía y buen humor a sus residentes. También es importante mencionar que al maximizar las horas de iluminación natural, se produce un ahorro importante en los costos de energía”.

En definitiva, indica Verónica Paz, Broker/Owner de RE/MAX Sucasa, en la actualidad es muy importante que la propiedad tenga una muy buena orientación, ya que de eso depende si es luminosa o no. “Es, si duda, uno de los puntos fundamentales para tomar la decisión de comprar una vivienda”, indica.

Ello, señala, al final repercute incluso en el precio y las velocidades de venta.

“Las propiedades que tienen mejor luz natural tienen mayor plusvalía”, afirma la corredora.

Fuente: economiaynegocios.cl

 

Lee también

Departamento Millennials: espacios integrados y decoración minimalista

Hoy en día hay muchas opiniones con respecto a la llamada generación millenials y su …