Grandes inmobiliarias apuestan por 2017: suben inversiones e inicios de proyectos

Si en 2016 once empresas empezaron 57 obras, este año la cifra superará las 100 iniciativas. En total, los desarrollos del actual ejercicio superan los US$ 1.600 millones de capital. Las expectativas entre los gerentes generales es que este sea un mejor año en ventas y desistimientos. 

Nuevos proyectos y más inversiones. Esa es la apuesta para este año de algunas de las empresas inmobiliarias de mayor peso en el país. Así ocurre, por ejemplo, con Aconcagua, Actual, Almagro, Brotec Icafal, Exxacon, Manquehue, Moller y Pérez Cotapos (MPC), Paz Corp, Ralei Development Group, Senexco y Simonetti. En total, la inversión de estas compañías en 2017 llegará a US$ 1.610 millones frente a los US$ 912,8 millones desembolsados en el ejercicio anterior.

¿Por qué? Básicamente, porque las expectativas entre los gerentes generales apuntan a que 2017 será un mejor año en términos de ventas y desistimientos. Ariel Magendzo, gerente general de Paz Corp, destaca que desde su perspectiva el crecimiento económico irá en recuperación, con variables atractivas para el mercado inmobiliario: “Un nivel de desempleo bajo, tasas de interés de créditos hipotecarios dentro del rango históricamente bajo, buen acceso al financiamiento y un crecimiento demográfico que sostiene la demanda”, dice.

Rodrigo Salcedo, gerente general de Senexco, cree que las ventas serán más activas en 2017 respecto de 2016. “Tengo fe en la mayor estabilidad de este período, lo que favorecerá la mayor confianza del consumidor, desde el punto de vista crediticio y laboral”, señala. Por su parte, Hernán Reyes, gerente general de Simonetti, añade que la demanda ya se está normalizando: “En 2015, la industria tuvo un boom por efecto del IVA y muchos compradores adquirieron viviendas ese año, por lo que en 2016 se experimentó un menor número de promesas en el sector”.

Esta mejoría, no obstante, tendrá menos fuerza en el mercado de las casas, el que se ha visto especialmente golpeado. Así lo cree Fabián Wulf, máximo ejecutivo de Manquehue: “Durante el año pasado se vio una baja importante de la demanda, por lo que la recuperación en las ventas será leve, principalmente en los segmentos medios y altos, donde las compras se frenaron”. Aún menos optimista es Rodrigo Lyon, gerente general de Actual, quien proyecta que en las zonas periféricas, donde por lo general se ubican los proyectos de casas, seguirán con velocidades de venta bajas durante 2017.

Donde hay distintas posturas es sobre lo que ocurrirá con los inversionistas, que compran viviendas para luego arrendarlas. Wulf señala que este grupo va a contraerse, por las restricciones crediticias por parte de las entidades financieras; mientras que Enrique Quevedo, a la cabeza de Almagro, lo identifica como uno de los segmentos que debiera seguir fuerte. Pablo Portales, gerente general de Brotec Icafal, tiene la misma impresión: “Pese a que se han visto mejoras en los mercados financieros, la inversión en una vivienda sigue siendo muy atractiva. Hoy, dependiendo del producto y del sector, se pueden lograr rentabilidades anuales cercanas al 5,5%”, comenta el ejecutivo.

Desistimientos controlados

El año pasado, las 11 inmobiliarias consultadas comenzaron 57 obras habitacionales. “En general, hubo una baja incorporación de proyectos, aproximadamente 60% menos que en 2015, lo que hace que siga habiendo un equilibrio entre oferta y demanda”, destaca Quevedo. Para este año, en tanto, la cifra prácticamente se va a duplicar, al sumar entre 103 y 105 desarrollos en conjunto.

Captura de pantalla 2017-02-20 a las 22.48.35

Ariel Rappaport, gerente general de Ralei Development Group, estima que el ingreso de oferta será más bien moderado a nivel de mercado: “A las inmobiliarias pequeñas, que tienen menos economía de escala, se les va a ser imposible seguir compitiendo”.

Por lo pronto, Lyon apunta a que la industria está sana, con aún pocas alternativas para entrega inmediata. Eso sí, los desistimientos podrían incrementar este stock . Víctor Turpaud, gerente general de Aconcagua, mira con atención ese indicador: “Según cifras de la industria, se encuentra cercano al 7% en departamentos y al 15% en casas. Esto aumenta con la cercanía del proceso de escrituración y eso impactó fuertemente a finales de 2016, donde se concentró una gran cantidad de entregas”, advierte.

Nicole Solé, gerenta general de Exxacon, prevé que los desistimientos bajarán respecto del año pasado: “Creo que se normalizarán, porque hay clientes de bastante mejor perfil al tener la obligación de poner el 20% de pie. Además, ha aumentado mucho el porcentaje de usuario final versus inversionista, y ahí no hay especulación como sí la hubo los años 2014 y 2015”, señala la ejecutiva.

Portales también es de la idea de que la caída de las promesas disminuirá. “Parte importante de la escrituración en 2017 vendrá de unidades con entrega inmediata, ya que al no estar afectas a IVA tienen un precio atractivo. Normalmente, la venta de viviendas terminadas presenta una menor tasa de desistimiento”, explica. En esa misma línea, Lyon agrega: “En segmentos medios y altos seguirá bajo, porque el desempleo no ha subido”.

Ante este panorama, Marcos Retamal, gerente general de MPC, no cree que haya una contracción en los precios: “Promociones habrá en lugares específicos, donde por razones puntuales se acumuló mucha oferta, pero esto es menor y está concentrado en áreas determinadas”. Sus proyecciones son que los valores, incluso, debieran subir levemente durante el año.

36% bajaron las ventas de viviendas nuevas en el Gran Santiago durante el año pasado respecto de 2015, según cifras de GfK Adimark y la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI). En total, se comercializaron 34.123 unidades en 2016.

Elecciones y regulaciones : las principales amenazas para el negocio

Un eventual estancamiento de la economía aparece como la principal amenaza para el mercado inmobiliario durante este año, según advierten gran parte de los gerentes generales de 11 de las principales empresas del país.

Ahora bien, tanto Rodrigo Lyon, de Actual, como Rodrigo Salcedo, de Senexco, también identifican las elecciones presidenciales como un elemento que podría afectar negativamente a la industria. “Podrían generar un nuevo grado de incertidumbre. Ello afectaría la confianza del inversionista y de los compradores en general, condicionando los resultados del año”, comenta Salcedo. En ese contexto, Ariel Rappaport, de Ralei, cree que las inversiones se mantendrán relativamente planas hasta que se aclare quién gobernará Chile.

Con una mirada a más largo plazo, Marcos Retamal, de MPC, señala que la escasez de terrenos y el aumento de las regulaciones de los planos reguladores son el principal escollo para el negocio. Pablo Portales, de Brotec Icafal, tiene el mismo diagnóstico: “Se hace imperiosa la necesidad de que la planificación urbana y territorial esté centralizada en un ente independiente de los municipios. No se entiende que el crecimiento urbano de un país dependa de decisiones aisladas”, afirma.

Fuente: El Mercurio

banner-invierteenpropblog-500x120px

Lee también

4 beneficios para tu propiedad gracias a la línea 7 del metro

Hace unas semanas fue confirmado por la misma presidenta de la República la construcción y …