Puerto Varas congela permisos de edificación mientras elabora un nuevo Plano Regulador

Pese a que comparten el diagnóstico, en la Cámara de la Construcción local dudan de que sea el momento más oportuno, considerando que una nueva normativa puede tomar cuatro años en su elaboración.

Agobiada por los tacos, con sus antiguas casonas de madera acusando el impacto de enormes movimientos de tierra para las nuevas construcciones, la Ciudad de las Rosas, como se conoce tradicionalmente a Puerto Varas, sufre producto de una inesperada y para muchos “indeseada” explosión demográfica.

Un crecimiento que se resume en la construcción de 1.504 departamentos, en 161 mil m2 entre 2012 y 2016, según permisos de edificación entregados por la Dirección de Obras Municipales (DOM) de Puerto Varas.

Basta mirar desde la costanera de la ciudad hacia el este para observar cómo la ciudad crece en altura y hacia la parte alta.

“La ciudad está agobiada”, dice Ramón Bahamonde, alcalde de la comuna y quien es un antiguo vecino de Puerto Varas.

“Debemos estar llegando a los 60 mil habitantes”, dice el jefe edilicio, a lo que agrega que “sin un nuevo Plano Regulador estamos destruyendo la ciudad”.

Es por esto que Bahamonde, en enero pasado, firmó un decreto para congelar la entrega de permisos de edificación por un plazo de tres meses, el que vence en dos semanas, pero que es prorrogable por nueve meses más.

“La población ha crecido, mucha gente ha llegado acá buscando mejor calidad de vida”, agrega Bahamonde, pero paralelamente se ha ido deteriorando la de los antiguos residentes.

“Un Santiago chico”, resume Hernán Ulloa, presidente zonal de la Cámara Chilena de la Construcción, porque, “especialmente en verano, la congestión impide entrar o salir de Puerto Varas”, que “además tiene un problema de falta de vías estructurantes”, explica.

Pero aunque coincide con el alcalde en que la ciudad está colapsada, el líder de los empresarios de la construcción en la zona no comparte la medida del congelamiento de los permisos.

“Lo que hemos puesto en duda (como gremio) es si va a tener efecto, porque la elaboración del nuevo Plano Regulador, que está en las primeras etapas, toma del orden de los cuatro años”, enfatiza Ulloa.

También sostiene que, “técnicamente, el espíritu de esta ley es que cuando elaboro un Plan Regulador nuevo y está en las últimas etapas, normalmente se hace uso de ese elemento (congelar los permisos), para que haya una transición entre las nuevas normas y las que están en uso”.

Pero el alcalde, que asumió en diciembre pasado, defiende la firma del decreto, porque “hay cerca de 20 permisos de edificación en la DOM para construcciones en altura y mucha autorización previa concedida”.

Y, a su juicio, la capacidad, especialmente en la estrecha zona céntrica, está “colapsada”.

A tal punto que, incluso, el sistema de alcantarillado ha tenido episodios críticos. El afectado directo es el lago Llanquihue, adonde han ido a parar descargas de los “respiraderos” del sistema de la sanitaria local Essal.

“Tenemos que resolver el problema sanitario. El cuidado del medio ambiente es vital para la expansión de una ciudad, hoy día estamos copando esa capacidad. Nuestra preocupación fundamental debe ser no contaminar el lago, porque sin él no tendríamos más que hacer en cuanto a desarrollo turístico”, asegura el alcalde.

1.504 departamentos autorizó la DOM en el período 2012-2016, además de 1.805 estacionamientos.

89.679 m2 de edificaciones están en construcción en la ciudad, mientras otros 55 mil m2 están ya ejecutados.

13.600 permisos de circulación, en promedio, se entregaron en la comuna en los últimos cuatro años.

Fuente: El Mercurio

Lee también

Viña del Mar, La Serena y Algarrobo concentran la mayor demanda de arriendos para Fiestas Patrias

Este año, el mercado de los arriendos de viviendas para pasar Fiestas Patrias está más …