Crédito hipotecario: si complemento renta, ¿quién asume la deuda?

Cada año se vuelve más popular la idea de comprar una propiedad en conjunto con tu pareja, hermano o cónyuge. Pero, ¿sabes cuáles son los pasos a seguir? Y por ejemplo ¿quién de los dos asume la deuda al pedir un crédito hipotecario? A continuación te lo contamos.

Una de las razones principales de estos créditos con renta complementaria es que facilitan a las personas el acceso a financiamiento para una propiedad, al unirse con una pareja, hermano, madre o padre o cónyuge porque resulta más fácil pagar el pie o ingresos mensuales necesarios para obtener estos préstamos.

¿Cuál es el procedimiento?

Al pedir un Crédito Hipotecario en pareja, el banco o institución financiera evaluará a ambos miembros por separado y luego en conjunto. Si uno de los dos posee antecedentes negativos, un mal comportamiento financiero o muy dispar al de su pareja, el banco puede adoptar la modalidad de “acreditado” y “co-acreditado”. En este caso quien cuente con los mejores antecedentes será el “titular” del crédito, mientras el otro tomará un rol secundario, con el compromiso de asumir toda la responsabilidad en caso de que el acreditado no pueda cumplir los pagos.

¿Cuáles son los requisitos?

– Renta compatible con el dividendo que se va a pagar, esto es, no superior al 25 por ciento de la renta líquida mensual.

– Nivel de endeudamiento compatible con el crédito que se solicita, en base a la capacidad de ahorro.

– Comportamiento financiero intachable, tanto para el solicitante como para su grupo familiar.

– Contar con seguro de desgravamen

– Contar con una tasación de la propiedad, que la institución financiera ordenará hacer a los profesionales o entidades que corresponda.

¿Quién asume la deuda de ese crédito?

Cuando el Crédito Hipotecario se aprueba y es otorgado, ambos (quienes piden el crédito hipotecario) deben firmar el contrato. Puede ocurrir también que el que tenga el mayor ingreso sea reconocido como acreditado y el otro como el co-acreditado, pero de igual forma ambos tendrán las mismas responsabilidades, derechos y beneficios, están obligados a pagar el préstamo según lo establecido y, al liquidarlo, serán los dueños del inmueble en un 50 por ciento cada uno, en partes iguales.

Lee también

¿Por qué razón es más barato comprar en blanco o en verde?

Invertir en bienes raíces, adquirir una vivienda, ya sea casa o departamento siempre se ha …