Tendencias

Inmobiliarias refuerzan seguridad en nuevos proyectos

Hoy existe, por ejemplo, una aplicación que permite que tanto los propietarios como sus invitados operen con sus smartphones los accesos a los condominios. A su vez, la domótica ofrece un creciente control de viviendas y áreas comunes. 

Las innovaciones tecnológicas están cada día más presentes en la seguridad de los edificios residenciales y de oficinas. Incluso desde etapas tempranas del proyecto.

Un caso: la inmobiliaria Exxacon está utilizando la aplicación Safecard en algunos de sus proyectos inmobiliarios. Este permite controlar el acceso de personas y vehículos, ya que, por ejemplo, los propietarios envían una invitación virtual a las personas que quieren que ingresen y definen el tiempo por el que les quieren dar ingreso. Por ejemplo, por un día, para una celebración, y para un año para algún familiar, etcétera. De acuerdo a esa autorización, la visita ingresa al edificio mediante un código QR, enviado a su teléfono movil, que también autoriza la salida.

Enfoque estratégico

Según explica Pablo Bustos, gerente comercial de Exxacon, la compañía “decidió como aspecto estratégico definir que tanto la seguridad como la tecnología son aspectos clave en sus desarrollos. Vimos en este sistema un plus para ofrecer a nuestros clientes. Por ello, contratamos los servicios de Safecard para implementar este sistema en algunos de sus proyectos en desarrollo, como el edificio residencial Vita en San Miguel y HUB oficinas en Plaza Egaña”.

“Lo interesante es que se pueden controlar los accesos vehiculares, peatonales u otros de los edificios, como el ingreso desde los estacionamientos subterráneos. Este control es personalizado, ya que cada usuario maneja a través de una aplicación los distintos puntos de acceso e incluso puede enviar una invitación a un amigo que va a recibir en un determinado momento y esta tercera persona puede entrar en ese horario”.

Señala que este sistema tiene un costo de implementación inicial que es cubierto por la inmobiliaria y cuando está implementado tiene un costo fijo para la comunidad, que es prorrateado entre los copropietarios y es marginal.

Mirada domótica

Otro ejemplo -entre varios- de esta creciente oferta y demanda por sistemas de tecnológicos de seguridad en proyectos inmobiliarios es el sistema Smart Security, que recientemente lanzó ADT. Este concepto tiene como fin incorporar -a través de inmobiliarias y constructoras- tecnología domótica con un alto grado de eficiencia.

Afirma Felipe García, gerente general de ADT Chile, que “desde hace algún tiempo, y siguiendo la tendencia mundial, los proyectos inmobiliarios en nuestro país cada vez integran más servicios asociados a la oferta, pues requieren de una diferenciación importante. Dentro de estos servicios, una de las características preferidas ha sido la domótica, que como novedad debe tener integrado un servicio de seguridad, pensando en un cliente cada vez más exigente”.

Señala que este sistema permite “el control a distancia de luces, calefacción y alarma, para que la domótica además de comodidad se transforme en seguridad de vanguardia. En este sentido garantizamos respaldo y soporte, lo que se traduce en un monitoreo permanente del sistema de seguridad, respuesta ante emergencias 24 horas, acceso a nuestra plataforma cloud para visualizar las cámaras, controlar el hogar a distancia y configurar los escenarios de automatización, entre otros atributos”.

Dice que para cada proyecto inmobiliario que trabajan la propuesta es a la medida del cliente, según las necesidades específicas, tales como: si se trata de un proyecto habitacional o de oficina, lugar en donde está ubicado, etc.

Medidas necesarias

Y explica: “En general, las inmobiliarias y constructoras solicitan incorporar el sistema de ADT Smart Security en las áreas comunes de los edificios, ya que esta experiencia domótica asociada a un servicio de seguridad hace más fácil la coordinación del funcionamiento de estos espacios, ya que se logra automatizar de forma muy exitosa el manejo de calefacción, luces, alarmas, cámaras de video IP, entre otros”.

El sistema, dice Felipe García, “incluye además cámaras de visión nocturna, sensores de movimiento, control de calefacción e iluminación que se pueden instalar en donde el cliente los considere necesarios”.

Sin embargo, señalan los expertos, si bien la tecnología es una ayuda fundamental, debe ser complementada con otros aspectos.

Según Group For Security (G4S), las medidas de seguridad en departamentos no solo deben resguardar la vivienda sino el edificio como tal, y en este caso es importante velar porque la administración cuente con planes de emergencia que no solo considere incendios y terremotos, sino también inundaciones, fugas de gas y el qué hacer ante situaciones sospechosas de robos.

Por ello, afirma, es clave contar con conserjes preparados que deben cumplir con la normativa OS-10, experiencia, conocimientos, etc.

En este sentido es fundamental capacitar a los conserjes para que puedan identificar situaciones sospechosas. “Hay que colocarlos en diferentes situaciones, para que se entrene cómo reaccionar ante cada caso en particular; esto se debe hacer con un experto en seguridad, cuya experiencia también debemos poner a prueba”, señalan,

También es importante que el propietario o arrendatario notifique de su ausencia en conserjería: de esta manera no autorizarán entrada de visitas. En caso de que haya dejado familiares encargados de la vigilancia, se debe informar por escrito incluyendo una fotografía.

A su vez, agregan, “las cámaras de vigilancia son claves, y los edificios que no las posean en sus pasillos deben contar con personal que haga rondas por los departamentos sin moradores para verificar daños en cerraduras”.

Por último, en G4S indican que lo ideal es implementar cámaras y alarmas de intrusión monitoreada desde una empresa de seguridad, también vía IP, para que los dueños puedan revisar sus departamentos desde donde estén.

Fuente: El Mercurio

Conversación

comentarios