Constructoras: Falta de nuevo plan regulador agrava crisis de planificación en Valparaíso

Gremio acusa que conflictos en torno a proyectos son causados por la administración de Jorge Sharp, quien responde que las empresas deben empatizar más con la ciudad. 

“Espero que al fin de mi período esté terminado”. Con esta frase, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, extendió a tres años el plazo en el que la comuna contará con un nuevo plan regulador, en reemplazo del actual que rige desde 1984. Una noticia que no es bien recibida por el gremio constructor, que atribuye a esta falta de consenso actualizado sobre las ideas matrices que deben regir el desarrollo de la ciudad los conflictos que afectan a varios proyectos inmobiliarios y que han deteriorado las relaciones con el jefe municipal.

“Valparaíso tiene una fuerte crisis de planificación que genera enfrentamientos en busca de culpables”, señala el presidente de la delegación regional en Valparaíso de la Cámara Chilena de la Construcción, Marcelo Pardo. Se refiere así a “las judicializaciones, protestas de vecinos y medidas de fuerza” en contra de proyectos que por su envergadura -destacan sus detractores- alteran la fisonomía urbana y calidad de vida barrial. Para Pardo, esto se agravará mientras más tarde el nuevo plan.

Dictado hace 33 años y con una concepción estimada “permisiva” en cuanto a regulaciones, el actual PRC ha sido modificado desde entonces 29 veces para normar usos de suelo o crear Zonas de Conservación Histórica, que hoy cubren el 30% de la superficie urbana comunal.

Al iniciar su gestión, en diciembre pasado, Sharp desestimó el trabajo adelantado por su antecesor para elaborar el nuevo plan regulador y nombró un nuevo equipo para la tarea.

También ha causado polémica su apoyo a organizaciones ciudadanas en conflicto con proyectos inmobiliarios, participando en mitines e incluso accionando mecanismos municipales: ordenó dos procesos de invalidación de permisos (uno detenido por la Contraloría General) y un sumario contra el director de Obras, Matías Valdés, por el permiso al edificio Mirador Barón.

El alcalde desmiente que esté en “guerra” contra las inmobiliarias. “Esta industria juega un rol importante, pero debe hacer un esfuerzo mayor en dialogar con la ciudad”, asevera. Dice que mientras unos proyectos se integran a la riqueza arquitectónica porteña, “otros no lo hacen y nos vamos a oponer a ellos en el marco legal”. Agrega que varios no son solo cuestionados desde la perspectiva ciudadana, sino jurídica, enfatizando que hay casos en que la Contraloría regional ha confirmado las anomalías.

Para Pardo es legítimo que la autoridad ejerza su rol fiscalizador. Pero dice que le preocupa que busque hacerlo movilizando a los vecinos contra los proyectos inmobiliarios. “Tenemos una alcaldía ciudadana que ha generado potenciales conflictos. Hay un componente político, porque se relacionan con candidaturas que se promocionan para ir al Congreso, más que conflictos reales”, asevera.

Congelamiento

Desde julio rige el decreto alcaldicio que impide construir edificios de más de 12 metros en la parte alta, entre los cerros Florida y Esperanza.

Fuente: El Mercurio

Lee también

Viña del Mar, La Serena y Algarrobo concentran la mayor demanda de arriendos para Fiestas Patrias

Este año, el mercado de los arriendos de viviendas para pasar Fiestas Patrias está más …