¿Juntar para el pie o pagarlo con un crédito?

Comprar una propiedad en “blanco o verde”, te permite ahorrar el dinero durante el período de construcción del edificio. Pagar el pie del inmueble dependerá del perfil de cada cliente.

Anteriormente, las entidades financieras podían financiar hasta el 100% del valor de una propiedad, pero la realidad actual es que los bancos otorgan hasta un máximo de 80% de financiamiento, lo que ocasiona que el desafío de juntar el pie hoy sea mayor que hace algunos años.

En este sentido, el pago del pie de una propiedad es el primer paso que todo comprador debe tener claro al momento de invertir. Existen varias opciones para cumplir este valor. Según las políticas bancarias el 100% del pie se debe acreditar con recursos propios del cliente; bien sea a través de disponibilidad en la cuenta corriente, inversiones o ventas de bienes personales en proceso, aunque también se permite acreditar con una promesa protocolizada o una carta de oferta, documento que se emite al realizar reserva de la vivienda, lo cual indica cuales son las condiciones y los pagos recibidos por la inmobiliaria.

Si bien es cierto que la mejor forma de financiar el pie para la compra de una propiedad es con ahorros propios, para muchos clientes no siempre es viable. En estos casos, el pedir un crédito de consumo es una alternativa, pero hay que estar consciente que esta opción es más cara. Las tasas de los créditos de consumo son considerablemente más altas que los créditos hipotecarios.

El escenario ideal es que el comprador tenga disponible en ahorros o subsidio el pago del pie, sin necesidad de endeudarse, ya que si toma un crédito de consumo, adquiere un compromiso de pago mensual adicional al pago del dividendo, que generalmente provoca un sobreendeudamiento del cliente.

Aunque mucho depende de la capacidad de crédito que tenga cada cliente, pues se espera que cada persona no tenga deudas de pago mensual superiores al 40% de su ingreso mensual. A esto se le llama una deuda responsable. Si el cliente se encuentra en este porcentaje, no habría problema, pero es bastante complejo que el mismo banco que te otorga tu crédito hipotecario adicionalmente te subvencione un crédito de consumo con ese objetivo.

Es por eso que una buena opción es conseguir en una mutuaria el crédito hipotecario, ya que se pueden dividir las deudas necesarias para financiar el pie, y además permite cancelar con tarjeta de crédito los gastos operacionales, que no es un gasto menor, pues generalmente está dentro del 1% y 1,5% del valor de la propiedad, y que los bancos también solicitan que sea con fondos propios.

Otra buena solución, es comprar la propiedad en verde; debido a que esto te permite poder ir cancelando mensualmente el pie de la propiedad, sin tener que pagar intereses, y permitiendo cancelar una cuota que terminará en la fecha o unos meses antes de la entrega de la propiedad. Por ende, no se juntará el pago del dividendo y la cuota del pie. Comprar en blanco o verde, te permite ahorrar dinero en el período de construcción del inmueble. Gran parte de las inmobiliarias permite pagar parte del pie en el número de cuotas equivalentes al período de tiempo que dura la construcción del proyecto.

Lee también

¡Capitalizarme en El Mercurio! Aurus lidera inversión de US$ 1,4 millones en Capitalizarme

Con operaciones en Chile y Denver (EE.UU.), la startup chilena Capitalizarme acaba de recibir una …