¡Capitalizarme en LUN! Sóplele a su administrador: el fondo de reserva del edificio se puede invertir en fondos mutuos

Todos los edificios tienen un apetitoso fondo de reserva durmiendo en la cuenta corriente. Lo conforma el cobro del 5% sobre los gastos comunes y sirve para ir en rescate de la comunidad ante alguna emergencia.

Lo que no sabe todo el mundo es que ese monto, que permanece por años en las arcas del edificio, se puede invertir en algún instrumento de renta. Lo autoriza la Ley de Copropiedad.

Todos Aportan. Los gastos que tiene la comunidad están previstos en lo que se cobra mes a mes. Sin embargo, el fondo de reserva se guarda para emergencias, reparaciones y certificaciones anuales, como las de los ascensores y gas.

Además, del porcentaje que se cobra de manera mensual, el fondo de reserva se nutre de plata que viene de distintos bolsillos.

“La ley establece que todos los recursos que se recarguen, sea por arriendo de algún recinto, negociaciones, intereses por morosidad, multas cobradas por infracciones; todos esos fondos adicionales en principio deben ir a parar al fondo de reserva”, explica Jorge Wilson, presidente del centro de estudios Condominales.

¿Conviene invertir? La decisión de participar en el mercado es del Comité de Administración del edificio. Wilson recomienda no dejar esa plata inmóvil en la cuenta corriente, sino que invertirla y lograr más ingresos para la comunidad.

“Conviene invertir si lo colocas en algún instrumento financiero que va a permitir algún tipo de utilidad y así el dinero del fondo no se devalúe. Eso es lo ideal”, comenta el experto.

“Tal como sale en la ley, no se deben declarar utilidades respecto de los recursos que genere una comunidad por que en realidad lo que crean son excedentes, al ser entidades sin fines de lucro”, agrega.

Sumando platita. Las opciones para invertir son varias, la más común: los fondos mutuos.

“Son recomendables porque se trata de instrumentos de bajo riesgo, es mejor que tener la plata sin nada de crecimiento”, Explica Francisco Ackermann, gerente comercial de la empresa de inversiones inmobiliarias Capitalizarme.com

Otra alternativa es la cuenta de ahorro. “Es la opción más simple de todas. Es meter la plata del fondo en la cuenta, generar ciertos intereses sin que esté fija y no caer en que se devalúe”, agrega el ingeniero comercial.

También se puede invertir el Ahorro Previsional Voluntario (APV), que funciona de manera similar que los fondos mutuos, en donde existen distintos fondos con menor y mayor riesgo.

Poco riesgo. En la ley aparece que las comunidades pueden invertir en cualquier instrumento del mercado de capitales.

Sin embargo, el administrador Juan Carlos Ortúzar explica que la realidad no es tan abierta. “Lamentablemente los bancos son muy restrictivos con las comunidades en el tipo de inversión que se pueden hacer. Son sólo dos o tres alternativas, que son aquellas que no presentan mucha rentabilidad, o sea, las menos riesgosas”.

“Pero de todos modos, por muy poco que se gane, igual es mejor invertirla a que se deprecie en una cuenta corriente”, señala.

Fuente: LUN

Lee también

Comportamiento crediticio de mujeres es hasta un 43% mejor que el de hombres

Cifra corresponde al índice de mora por 90 días o más, mientras que en los …