Técnicas de ahorro extremo en los gastos comunes de los edificios

Uno instaló sensores en las luces del estacionamiento, que siempre estaban prendidas. Otro cambió el servicio técnico oficial del ascensor por uno multimarca.

No más bolsas de basura. “Hay muchos productos que se usan en un edificio que no nos damos cuenta y están de más. Y lo único que hacen es abultar la cuenta del gasto común a fin de mes. Un caso son los bolsas grandes que se ocupan en los receptáculos o contenedores para recibir la basura de los vecinos. No son necesarias porque cada persona ya puso sus residuos en bolsas”, cuenta el administrador de edificios Cristián Ortiz, de Grupogio.cl, que decidió eliminarlas luego de hacer un plan de reducción de costos.

“Cuestan $800 cada una y son innecesarias porque los camiones de la basura vienen con la tecnología para tomar el contenedor y verterlo. Decidimos eliminarlas y lavar los contenedores después de cada uso. Implicó un ahorro de $120.000 al mes”, detalla sobre los cambios que ha venido haciendo en un ítem que puede parecer sin importancia.

Lo más común es hacer estrategias de reducción de costos como cambiar las luces tradicionales por LED que son de menor consumo, o que todos los copropietarios prendan juntos la calefacción. Pero ya no basta esto, hay una serie de estrategias que también se puede echar mano.

Pedir rebaja por las mantenciones. Los edificios tienen una obligación legal de inspeccionar mes a mes los ascensores. Esto puede costar cerca de $100.000 por cada elevador y lo usual es que la comunidad contrate a los especialistas de la marca, al taller oficial. “Nos dimos cuenta de que los servicios multimarcas son hasta 4096 más económicos y con la misma calidad, porque igual están inscritos en el Ministerio de Vivienda”, afirma Cristian Ortiz. Así, pasaron de tener un contrato mensual de $800.000 a uno de $500.000.

Y como la competencia es fuerte en el rubro, es factible pedir más rebaja al momento de licitar el servicio. Manuel Maneiro, gerente general de Capitalizarme Rent, cuenta que para un edificio de Estación Central pudieron bajar más el precio aún logrando 1596 menos en el precio inicialmente ofrecido. “Siempre resulta con una negociación bien hecha”, indica.

Luces con sensor. Las luces de la zona del estacionamiento pasan prendidas todo el día. Gonzalo Cabezas, gerente de operaciones de la administradora inmobiliaria Assetplan, cuenta que en un edificio de La Florida instalaron recientemente en el 6096 de las luminarias de esa zona sensores de movimiento para que se prendan sólo cuando alguien pasa. Decidieron dejar sólo la calle de tránsito con luz todo el día. “El uso real de ese espacio es por pocos minutos, generalmente en la mañana cuando la gente sale a trabajar y en la tarde cuando vuelve. Y no circula más de tres minutos por ahí”, indica.

Así, bajaron 4096 el gasto de la luz de esa zona, y que tuvo un impacto de casi 796 en la cuenta total del consumo eléctrico que llegaba a $1.300.000 al mes. “Puede parecer bajo, pero no deja de ser. Pero cuando las luces convencionales se cambian a LED, ahí se puede llegar a un ahorro de 1096”, afirma.

Dice que instalar sensores es económico. “Un sensor cuesta cerca de $5.000 y existen aquellos que funcionan sobre una luz y otros que toman todo un circuito de iluminación. Pero la inversión se recupera fácil en dos meses”, indica.

Joselyn González, experta en iluminación técnica y encargada de iluminación técnica en Eglo Chile, afirma que este tipo de ampolletas tienen la misma calidad de luz que las tradicionales, la única diferencia es que se prenden sólo por momentos.

Cristián Ortiz también apagó algunas luces en el hall de acceso. “Ahí teníamos 15 ampolletas, pero nos dimos cuenta que con ocho teníamos la misma calidad de luz. Son muchas decorativas que no hacían más que subir la cuenta de consumo. Con buenas prácticas hemos logrado bajar en hasta $400.000 el costo de la luz”, explica Ortiz.

Productos de limpieza concentrados. Manuel Maneiro cuenta que usa productos de limpieza (como desinfectante para pisos, limpiavidrios, jabón, aromatizador) en formato concentrado para que rinda más tiempo. “Dura tres veces más y su costo era 1596 menor. Entonces algo que comprabas cada un mes, ahora lo compramos casi con la misma cantidad de dinero o menos, pero durará tres meses”, afirma.

“Sólo hay que entregarle una buena información al personal respecto a su uso”, indica Ortiz, quien también aplica la técnica. “Deben aprender a usarlo porque nos hemos encontrado, por ejemplo, que el aromatizador de ambiente lo echaban directo del envase al piso, cuando se puede diluir en agua y tiene el mismo efecto. Se estaba perdiendo producto sin saberlo”, comenta.

Fuente: LUN

Lee también

Ahorrar tiempo: Ten a mano estos papeles cuando vayas por un hipotecario (Información que si o si piden)

Un crédito hipotecario es un préstamo a mediano o largo plazo que otorga el banco …