¿Quiere comprar un depto en verde? Sepa qué le pueden cambiar a última hora y qué no

Problemas mayores ocurren cuando se firma la escritura sin revisar la vivienda. Hay responsabilidad en el comprador sobre lo que acepta’, dice un abogado.

Comprar un proyecto inmobiliario en verde puede es una gran opción para ahorrar. Los precios son más bajos y hay más tiempo para juntar el pie. Sin embargo, a la hora de la entrega se corre el riesgo de llevarse una decepción.

Responsabilidad compartida. Que el negocio se cierre tal como fue la oferta pasa por la empresa, pero también por el comprador. Éste debe prestar atención a las cláusulas del contrato y revisar lo que recibe. ‘Hay responsabilidad en el comprador sobre lo que acepta. Uno tiene que revisar bien lo que está comprando, aunque de todas formas las empresas no pueden modificar unilateralmente lo que ofrecieron en verde’, expresa Andrés Parra, abogado de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios ‘Cualquier modificación debe ser consultada con el consumidor y si es en desmedro de él, tiene que ser indemnizado y no está obligado a aceptarlo’, agrega.

Error garrafal. Simón Abdala, profesor de filosofía, firmó la escritura de compraventa antes de ver la versión final de su dúplex en San Miguel. ‘En los planos de referencia salía que en el segundo piso había un baño de 3m2 y un dormitorio. Cuando recibí el departamento, el primer piso estaba tal y como me lo ofrecieron, pero en el segundo, el baño que había medía exactamente la mitad de lo que me habían ofrecido y el supuesto dormitorio no tenía tabique ni puerta, lo habían convertido en sala de estar’, cuenta Abdala.

‘Pero esos detalles sólo salían en los planos. El compromiso de compra venta no tenía especificaciones, solo el total de los m2, no aparecen dimensiones’. ‘El rango de modificación que uno puede aceptar está en base a lo ofrecido. Si uno acepta un compromiso de compra venta sin especificaciones, la inmobiliaria tiene un mayor rango de acción’, explica el arquitecto Nicolás Cabargas.

Lo aceptable. Cabargas dice que pueden ocurrir modificaciones menores, siempre y cuando la calidad de éstas no sea menor a las especificadas en el contrato. ‘Podría ocurrir que se cambie el color de algún material de las ventanas, lo que no afectaría la calidad del proyecto, porque se mantendría el estándar. Pero si se modifica el metraje o la distribución interior, no son modificaciones admisibles’, argumenta.

Fernando Santander, gerente de Proyecto de Inmobiliaria Lo Campino, explica que el plazo que transcurre desde que un cliente firma el compromiso de compra en verde, o muchas veces en blanco, hasta que firma la escritura puede variar entre 18 a 24 meses, lo que podría generar cambios. ‘Estos cambios se producen principalmente en algunas partidas de terminaciones tales como quincallerías, revestimientos de piso o muro y artefactos. Son eventuales quiebres de stock en las empresas proveedoras, aun cuando gestionan sus inventarios.

Por esta razón, la inmobiliaria deja abierta la opción a este tipo de cambios siempre por productos de igual o superior calidad a lo promesado por el cliente’, asegura. Andrés Parra explica que desde el punto de vista legal, las modificaciones estructurales no corresponden, porque el contrato firmado es una ley para las partes y no puede ser modificado sin mutuo consentimiento.

Revise, revise. Natalia Muñoz, médico de la Universidad de Valparaíso, tampoco echó un vistazo a lo que estaba comprando antes de firmar. ‘Hace algunos meses recibí el departamento y el estacionamiento que compré en verde. Después de firmar la escritura, me di cuenta de que habían aumentado la cantidad de estacionamientos del edificio, por lo que el que yo había escogido no quedó en la ubicación que me habían mostrado en el mapa.

Me había tocado uno justo frente a la primera bajada al estacionamiento, el que recibí quedó contra una pared y hay que virar dos veces a la izquierda. No me cambiaron el precio, porque la entrega fue posterior a la escritura, y ya venía con el valor determinado’, cuenta la doctora. Parra pone énfasis en que hay que revisar desde que estén bien hechas las terminaciones del departamento, pasando por la piscina del condominio hasta el estacionamiento.

Solución legal. A Abdala le salió caro su error. ‘En la inmobiliaria me dijeron que cambiaron los planos, pero se les olvidó avisarme. Trataron de llegar a un acuerdo monetario conmigo, pero no era suficiente para los cambios que yo tenía que realizar. Finalmente, fui al Juzgado de Policía Local de San Miguel, lo que me salió muy caro. Desde el año pasado estoy esperando el fallo’, relata.

El abogado recomienda realizar una escritura pública de promesa de compraventa. ‘Así, el trato es obligatorio y legal. Y es menos complicado exigir el cumplimiento de lo ofrecido, debido a que las cláusulas de las escrituras públicas están probadas sólo por el hecho de aparecer ahí’, asegura.

Fuente: LUN

Lee también

Departamento Millennials: espacios integrados y decoración minimalista

Hoy en día hay muchas opiniones con respecto a la llamada generación millenials y su …