¿Ahorrar o pedir crédito hipotecario más crédito de consumo?

Para adquirir una vivienda tenemos dos opciones, una de ellas es a través de un crédito hipotecario sin pie y la otra opción es ahorrar para dar el pie. Dicho pie es el 10% del costo de la vivienda que debes tener a la mano al momento de adquirir el inmueble, y que en teoría debe salir de tu bolsillo.

Si estás optando por un departamento o casa completamente nuevo, se puede hacer a través de una compra en blanco (cuando la constructora ya tiene los planos y terreno pero no los permisos de construcción) o en verde (cuando el proyecto ya tiene permisos o se encuentra en ejecución). Este tipo de compra permite el ahorrar mientras el inmueble se encuentra en proceso de construcción, generandonos facilidad para realizar el pago del pie en cuotas y sin un crédito directo al pie, ya que la entrega de la vivienda no será inmediata.

Si por el contrario la vivienda es usada, cancelar el pie en cuotas no es algo viable, se nos pedirá el tener los recursos íntegros. Y mientras más dinero tengamos para pagar el pie, hará que el préstamo a pedir para la cancelación del resto de la vivienda sea mucho menos y más fácil de pagar.

Pero, ¿y si no tengo el pie al momento de adquirir una vivienda de entrega inmediata? En dicho caso la opción es pedir un crédito directo al pie. Sin embargo, hay que considerar el hecho de que saldrá mucho más costoso tomando en cuenta los intereses, el crédito hipotecario que pediremos para el pago de la vivienda, y que al unirse con el dividendo podrías quedarte muy corto para el resto de tus gastos mensuales.

Si la posibilidad de ahorrar dicho pie es viable consideramos que debe ser la primera opción. Al momento de solicitar a un banco un crédito hipotecario más crédito de consumo estamos solicitando un dinero el cual nos generará intereses durante el lapso de tiempo que lo paguemos. Caso contrario a cuando ahorramos el pie, nuestro único compromiso con el banco sería el del crédito hipotecario.

Otras ventajas del ahorro del pie es que el aumento del valor de la UF (Unidad de Fomento) no será un problema ya que dicho pago será valorizado a partir de la fecha de la reserva, pero al pedir un crédito directo al pie, el mismo puede sólo ser solicitado en la fecha de entrega lo cual hace que el pie sea mayor en pesos.

Hay que tener mucho cuidado con un crédito hipotecario sin pie porque podemos llegar a estar sobreendeudados, ya que si estimamos el utilizar toda la disponibilidad mensual para el pago del crédito, puede que nos quedemos sin los recursos para cubrir los gastos mensuales.

Debemos recordar que existe la posibilidad de que con respecto a las propiedades nuevas el pago del pie se puede realizar en cuotas, teniendo en cuenta que la entrega de la misma no es inmediata; pero si por el contrario la entrega si es inmediata, se debe realizar la cancelación al momento lo que será más costoso debido al crédito hipotecario sin pie.

En pocas palabras podemos decir que es mucho más favorable el ahorrar para dar el pie, ya que tendremos que considerar otros factores para el resto del pago de la vivienda. La mayoría de los créditos otorgan hasta un 90% del costo del inmueble, y si pensamos solicitar el crédito hipotecario más crédito de consumo podríamos encontrarnos en una situación mucho más complicada.

Es por ello que si piensas embarcarte en esta aventura, debes analizar muy bien que pasos dar con respecto a dichos pagos. El solicitar un crédito siempre es una opción, pero de igual forma lo es el planificarse para que mensualmente puedas ahorrar y así no tener que endeudarte mucho más con un crédito hipotecario sin pie.

 

Lee también

¡Capitalizarme en Infogate! Las mejores ofertas en el 7° Salón Inmobiliario “tu proyecto ideal”

Será la oportunidad para acceder a descuentos y también a información para poder comprar de …