¿Qué es la rentabilidad inmobiliaria?

Las inversiones son parte de nuestra vida desde que tenemos nuestra independencia económica. Sin embargo, hay muchas cosas que ignoramos y que es necesario saber para que al momento de hacer alguna negociación sea lo más efectiva posible.

Hoy hablaremos de la rentabilidad inmobiliaria: el beneficio que se consigue, el nivel de pérdidas o ganancias obtenidas con respecto a la inversión en alguna propiedad.

La rentabilidad de un inmueble no depende netamente de la persona que realiza la inversión. La situación que el mercado vive, en conjunto con otros factores como: el tipo de propiedad, en donde esté ubicado, número de habitaciones, y estado de conservación del lugar también influyen de manera notoria.

¿Cómo calcular la rentabilidad de un inmueble? A través de una tasa logarítmica (una fórmula) en la cual se toma en cuenta la utilidad o ganancia del bien y la inversión previamente hecha.

Por otra parte, nos encontramos con distintos tipos de rentabilidad inmobiliaria: la rentabilidad bruta, la cual nos muestra el ingreso anual de la totalidad de la inversión; la rentabilidad neta, a la que también debemos agregar los gastos de impuestos, seguro, gestión y crédito hipotecario; y la rentabilidad asociada a riesgo, en la cual añadimos otras variantes como el cambio en los precios o la tasa de vacancia del inmueble.

En el mercado de las inversiones, los bienes raíces poseen mayor rentabilidad (mayor ganancia) y menos riesgo con respecto al resto de las opciones en las que puedas invertir.

Hoy día, la opción de invertir en el mercado inmobiliario no es sólo para aquellos con un capital muy alto. Todo mediano y pequeño inversor también puede considerarlo, contando con el apoyo de personas dedicadas al asesoramiento para asegurar que dicha rentabilidad inmobiliaria sea la más alta posible.

Lo principal para asegurarnos de que la inversión inmobiliaria y su rentabilidad sea la más acertada, es realizar la investigación sobre la propiedad tomando en cuenta los aspectos previamente mencionados (ubicación, tipo de propiedad, estado de conservación, etc.).

De igual forma debemos saber que cuando hablamos de una inversión inmobiliaria y su rentabilidad no nos referimos exclusivamente a viviendas, podría estar relacionado con garajes, lugares de almacenamiento, etc. Lo importante es evaluar su uso y lo que pueda generar con respecto a la inversión.
Puede que sepamos lo que queremos adquirir, o incluso como ubicar la propiedad adecuada. Sin embargo, no debemos dejar de lado el asesoramiento de quienes han vivido la rentabilidad inmobiliaria de primera mano ya que su trabajo es asegurarse de que todo esté al día y que la decisión a tomar sea la más acertada.

Lee también

¡Capitalizarme en La Cuarta! Jóvenes venezolanos son los inmigrantes que más invierten en viviendas

Profesionales llaneros establecidos en Chile, y menores de 40, apuestan por la compra de viviendas. …