¡Capitalizarme en La Cuarta! Jóvenes venezolanos son los inmigrantes que más invierten en viviendas

Profesionales llaneros establecidos en Chile, y menores de 40, apuestan por la compra de viviendas. Además, entre los chilenos, la llegada a las cuatro décadas es la edad ideal para adquirir en un segundo inmueble, destinado a la inversión.

Una nación política y económicamente estable, y que además les entrega la posibilidad de desarrollarse en sus diferentes empleos, más la gran oferta y precios competitivos en el sector inmobiliario, son los principales atractivos que motivan a profesionales venezolanos establecidos en Chile a invertir en la compra de propiedades.

Así lo dejó en evidencia un estudio de Capitalizarme.com, que evaluó que del total de personas que compra un inmueble, un 5% de los inversores son llaneros de entre 30 y 33 años, lo que los ubica sólo por detrás de los chilenos.

Francisco Ackermann, Gerente Comercial de la plataforma, indica que esta realidad involucra a quienes llevan años afincados acá, pero también a los que han llegado en el último tiempo.

“A los que se encuentran tramitando su permanencia definitiva, el modelo de inversión en blanco es lo que más les acomoda. Es decir, mientras tramitan su residencia, para acceder al crédito hipotecario, se construyen la vivienda que eligieron comprar”, explica el co-fundador del sitio especializado.

Sobre la comuna donde han elegido asentarse, Ackermann detalla que San Miguel se lleva las preferencias, por ser “una comuna cómoda, con bajos precios todavía y calidad de vida muy buena, por su conectividad. Es como una pequeña Venezuela. De hecho, hay edificios con una población bastante amplia de venezolanos en varios puntos de la comuna”.

A las cuatro décadas. Otro relevante dato que arrojó el sondeo de Capitalizarme.com, es que para los chilenos cumplir los 40 ya no es sinónimo de crisis, sino que de nuevas apuestas y oportunidades, y una de ellas es la posibilidad de invertir para el futuro en un bien raíz.

Francisco Ackermann explica que el comprador de esta edad tiene varias características, por ejemplo, en muchos casos están adquiriendo una segunda vivienda, que en esta ocasión es para inversión, ya que la anterior fue para ser utilizada por la familia.

Sin embargo, hay un gran número de jóvenes profesionales que tienen 40, están recién casados y no tienen hijos o recién esperan el primero, y que cuentan con un sueldo mayor al de un joven de 30 años, por lo que la inversión se les hace más fácil.

“Si es una persona de 40 años, soltera, es un muy buen candidato para invertir, porque es un rango de edad en que los bancos les están dando crédito, y en un umbral de edad en que les darán créditos con una cuota más baja y plazos más extendidos, como 30 años”, detalla el hombre fuerte del sitio de asesoría inmobiliaria.

Ackermann agrega que una persona de 33 años, por ejemplo, no está pensando en invertir para una pensión, sino para otras cosas, como modo de inversión, comprar y ganar plusvalía y luego venderlo. Pero el de 40 ya está pensando en jubilación, ya lleva la mitad de camino, y si no ahorra antes, es un problema.

“Una persona a los 40 años ya probó instrumentos de riesgo variable, instrumentos de inversión más riesgosa, pero a los 40 se hace el click y hay que ir viendo otros modos de inversión. Se trata normalmente de solteros o recién casados, de profesión ingenieros, y de comunas de origen como Santiago Centro, Las Condes, Ñuñoa y Providencia”, concluye el directivo de Capitalizarme.com.

Fuente: El Mercurio

Lee también

¿Conoces las ventajas de la administración de edificios y condominios?

Vivir en edificios es una decisión que cada día más personas consideran. Sin embargo, hay …