Pagar el pie ¿Juntar el dinero o pagarlo en cuotas?

Según las políticas bancarias el 100% del pie se debe acreditar con recursos propios del cliente; bien sea a través de disponibilidad en la cuenta corriente, inversiones o ventas de bienes personales en proceso. También se permite acreditar con una promesa protocolizada o una carta de oferta, documento que se emite al realizar reserva de la vivienda.

El escenario ideal es que el comprador tenga disponible en ahorros o subsidio el pago del pie, sin necesidad de endeudarse, ya que si toma un crédito de consumo, adquiere un compromiso de pago mensual adicional al pago del dividendo, que generalmente provoca un sobreendeudamiento del cliente.

Es por eso que una buena opción es conseguir en una mutuaria el crédito hipotecario, ya que se pueden dividir las deudas necesarias para financiar el pie, y además permite cancelar con tarjeta de crédito los gastos operacionales, que no es un gasto menor, pues generalmente está dentro del 1% y 1,5% del valor de la propiedad, y que los bancos también solicitan que sea con fondos propios.

Otra buena solución, es comprar la propiedad en verde; debido a que esto te permite poder ir cancelando mensualmente el pie de la propiedad, sin tener que pagar intereses, y permitiendo cancelar una cuota que terminará en la fecha o unos meses antes de la entrega de la propiedad. Por ende, no se juntará el pago del dividendo y la cuota del pie. Comprar en blanco o verde, te permite ahorrar dinero en el período de construcción del inmueble. Gran parte de las inmobiliarias permite pagar parte del pie en el número de cuotas equivalentes al período de tiempo que dura la construcción del proyecto.

Lee también

¿Conoces las ventajas de la administración de edificios y condominios?

Vivir en edificios es una decisión que cada día más personas consideran. Sin embargo, hay …