Mayores constructoras aumentan en 15% sus dotaciones y sector resalta factor migratorio

Último reporte de la Cámara Chilena de la Construcción señala que el 7% de los trabajadores del sector en 2017 provino de otros países. Los sueldos para el personal extranjero, en tanto, se ubica en niveles similares a los chilenos, mientras que migrantes destacan por su mayor nivel de escolaridad.

Tras dos años de ajustes, el empleo en la construcción ha comenzado a repuntar. Una importante alza en los puestos de trabajo en la industria se ha apreciado en los primeros nueve meses del año, según se refleja en los estados financieros reportados por las principales compañías del rubro.

Desde el sector apuntan a que la mayor actividad económica y un aumento en la inversión a nivel país, principalmente en el área de infraestructura y viviendas, está impulsando el empleo en el rubro.

Así, en un 15% aumentaron su dotación de personal las principales empresas constructoras e inmobiliarias que entregan sus balances a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) al tercer trimestre de este año. Se trata de Salfacorp, Paz, Besalco, y Moller y Pérez-Cotapos, y sus respectivas filiales.

Si al cierre del mismo periodo de 2017, las cuatro compañías sumaban 28.516 trabajadores, en 2018 la cifra alcanzó los 32.697 personas. En total, fueron 4.181 nuevos puestos de trabajo durante los primeros nueve meses.

En un escenario económico más favorable y un contexto de mayores ventas, la mayoría de las firmas incrementaron su dotación, principalmente en lo que respecta a la plana de trabajadores de faena.

Por ejemplo, Salfacorp -la principal constructora del país- a nivel consolidado aumentó en 15% la plana de empleados de obra a septiembre de este año respecto al mismo periodo de 2017, según información reportada a la CMF. Y es que si en esta categoría la firma contaba con 13.791 trabajadores en 2017, la cifra se incrementó a 15.853 personas en 2018.

Por negocio, su área Ingeniería y Construcción -su principal actividad- registró el mayor aumento en su dotación. A septiembre de 2017 informó que para este segmento los empleados en obra eran 10.967 personas, una fuerte alza si se le compara con 2018, cuando la planilla en esta línea era de 13.841, correspondiente a una aumento de más de 26%.

Paz, por su parte, aumentó en un 13% la plana de trabajadores de la construcción a septiembre, pasando de 933 empleados a 1.058 personas, según datos entregados a la CMF. Mientras que el segmento profesionales, técnicos y vendedores pasó de 212 personas a 235, que significó un alza de 10%. Considerando la dotación total, la firma incrementó de 1.150 empleados a 1.310, aumento del 14%.

En el segmento de gerentes y principales ejecutivos, tanto Salfacorp como Paz, mantuvieron igual su dotación. Es decir, los principales cambios se observan en la plana de trabajadores de obra.

La constructora Moller y Pérez-Cotapos informó a la CMF que su dotación total, a nivel consolidado, aumentó en 46%. Y es que si la firma contaba con 1.605 empleados a septiembre de 2017, la cifra se incrementó a 2.340 personas a igual periodo de este año.

En Moller y Pérez-Cotapos Ingeniería y Construcción, el número de empleados subió en un 61%, de 291 personas a 469. Mientras que en su filial Convet la firma aumentó su dotación se duplicó, pasando de 195 trabajadores a 410 empleados.

Según datos entregados por Besalco, la dotación de personal de la compañía alcanzaba 10.330 personas a septiembre de 2017, cifra que comprende todos aquellos trabajadores que se encuentran relacionados con la empresa, tanto en forma directa como indirecta, como es el caso de los subcontratistas. En 2018, el número de empleados de la firma alcanzaba 11.412. Es decir, Besalco incrementó su dotación en un 10% en un año.

Desde la industria señalan que hay luces de un cambio en la tendencia de la construcción. De hecho, según cifras de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), la cantidad de trabajadores en el sector llegaba a 701.609 a septiembre de este año, un 2,2% más que en igual período de 2017. Mientras que la tasa de cesantía alcanzaba el 9,6%, versus el 10,4% del mismo mes del año pasado.

Factor migratorio

Javier Hurtado, gerente de Estudios de la CChC, estima que el sector de la construcción crecerá 4,6% en 2019, y que esto vendrá de la mano con un alza del empleo del sector, por sobre el 4%.

“Para el próximo año estamos viendo hartos proyectos de infraestructura, tanto pública como de concesiones. Y por el lado privado, vemos proyectos que están empezando a partir, y que van a gatillar su inicio, una parte importante, el próximo año. Y se va a mantener subiendo el sector inmobiliario”, señala.

Sin embargo, hace hincapié en que si bien aumenta el empleo en el rubro, también aumenta por sobre éste la fuerza laboral. “Y eso tiene que ver con varios factores, pero entre ellos, que hemos sido capaces de absorber en muy poco tiempo, una cantidad importante de inmigrantes.

Y eso en la construcción no es trivial. En la ultima encuesta que hicimos en 2017, había ya un 7% de trabajadores que eran inmigrantes, y claramente ha seguido aumentando”, dice. Y eso, en su opinión, hace que la cesantía siga siendo alta.

Por otra parte, sostiene que el gremio de la construcción fue uno de los primeros “que comenzamos a abordar el tema del empleo en función de la migración, una cifra que efectivamente creemos que no ha estado bien representada en la base de las encuestas, porque creemos que la cifra de empleo real es un poco mejor que la que sale en las encuestas del INE”.

Trabajadores migrantes tienen mayor nivel de escolaridad

El último informe MACH de la CChC, incluyó un apartado especial sobre el tema migratorio. Las cifras, de fines de 2017, plantean que los niveles de sueldos de estos trabajadores son similares a los de sus pares chilenos, e incluso que su nivel de escolaridad es superior.

“En el ámbito de la construcción, la participación de trabajadores migrantes se ha duplicado en el último año, alcanzando cerca del 7% del total de las personas ocupadas en el sector en 2017, según datos basados en encuestas orientadas a los trabajadores del sector”, señala la Cámara.

En relación con los salarios, los ocupados migrantes reciben en promedio un salario de $475 mil, no muy distinto a un trabajador chileno, agrega el informe. No obstante, se observa un mayor grado de escolaridad.

“Una gran parte de los trabajadores inmigrantes reporta tener educación media completa (65%), mayor en comparación a lo registrado por los trabajadores chilenos para el mismo nivel de estudio (45%)”, se indica en el reporte.

Fuente: La Tercera

Lee también

Proyecto Plaza El Cobre Rancagua: una oportunidad imperdible.

Rancagua, ubicada en la sexta región y a 1 hora y media de Santiago,  destaca …