Tabla comparativa de créditos hipotecarios que ofrecen los bancos: la tasa está bajísima

El último informe del Banco Central lo refleja: nunca antes las tasas de créditos hipotecarios habían estado tan bajas. En abril, el promedio del sistema fue de 3,06%, el valor más bajo desde que se lleva registro, que partió en enero del 2002. En ese tiempo el promedio era 7,51%.

Es un veranito hipotecario, pero no hay que apurarse, dice Rafael Romero, economista y socio de la empresa de auditorías financieras, PKF Chile.

“Hay que aprovechar momento sólo si están dadas las condiciones: si hay ahorro y trabajo estable, porque es un compromiso a largo plazo”, explica.

“Lo que yo haría si quisiera adquirir un crédito hipotecario en estos momentos sería tomar fija a largo plazo, pensando que en el futuro subirá y me quedaría tranquilo con eso”, puntualiza Víctor Valenzuela, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la U. Andrés Bello.

El académico saca cálculos: “Si tomamos como ejemplo una casa que cuesta 2.000 UF, comprada a 30 años plazo, aprovechando las tasas históricas que estamos viendo el dividendo puede bajar 13%. Es decir, si el año pasado la tasa estaba en 4,5% y ahora esta en 3,5%, ahorraría aproximadamente $32.000 en el dividendo mensual. Esto es, $384.000 anual.

La tabla muestra simulaciones para tres montos distintos y la oferta del mercado con tasas fijas, mixtas y variables. Se construyó en base a información recabada por el portal ComparaOnline, que recopila toda la información que tienen las compañías en sus paginas web y que entregan a través de sus simuladores, según explica Alice Martins, gerente de Marketing del sitio.

Las condiciones que pueden cambiar según la particularidad del cliente, pero este es un punto de partida.

Por qué fija

Romero también recomienda tasa fija, aunque sea un poquito más cara que una mixta o una variable, y dice que hay que cotizar al menos en tres bancos distintos.

“Aún un 4% por ejemplo, sigue siendo conveniente si se toma en modalidad fija”, afirma.

Víctor Valenzuela piensa que no es tan fácil negociar con los bancos una rebaja en la tasa ofrecida.

“El cliente está en una posición asimétrica respeto al banco. No es que vaya y le den la tasa que quiera, he escuchado que dicen eso por televisión y no es así”, sentencia.

La tasa fija es un riesgo para el banco, por eso se ofrece también modalidades mixta y variable.

“La tasa fija se mantiene durante todos los anos de la deuda; la tasa variable se va ajustando cada cierto tiempo, por ejemplo, anualmente, dependiendo del banco, y la tasa mixta en el primer periodo es fija, luego tiene un reajuste, por lo general después de cinco años, también dependiendo del banco”, detalla.

Según Alice Martins, es importante que el cliente no solo se fije en la tasa de interés, sino en el valor del dividendo total, que incluye los costos de los seguros asociados al crédito.

“También existen gastos operacionales que dependen del valor de la vivienda y del tamaño de la misma y que pueden variar dependiendo de la institución”, detalla Martins.

Fuente: Las Últimas Noticias

Lee también

Precio de departamentos sube 100% en Gran Santiago esta década, por restricción del suelo

Trabas a la densificación es una de las principales razones del encarecimiento de las viviendas, …