¡Capitalizarme en El Mercurio! Los millennials son cada vez más relevantes en el mercado inmobiliario

Cada vez son más numerosos los jóvenes, hombres y mujeres, que se atreven a comprar una vivienda como inversión. Sus motivaciones son variadas, y pueden ir desde buscar un buen retorno a corto y mediano plazo, hasta planificar la jubilación, utilizando el buen momento de los créditos hipotecarios.

El mercado inmobiliario está cambiando.

Hoy, quienes invierten en una propiedad en una alta proporción son personas jóvenes que buscan aumentar sus ingresos a través de patrimonios tangibles.

‘Con ello, se derriba el paradigma de que solo los adultos ven este tipo de inversión como una ventaja para mejorar su pensión a futuro’, afirma Jaime Sarrà, director general de la consultora inmobiliaria Nai Sarrà.

El 40% de estos compradores son primerizos, afirma el ejecutivo.

‘El 80% tiene una edad promedio entre 23 y 35 años, y un porcentaje importante posee como motivación aumentar su jubilación. A su vez, hay que destacar que el sueldo promedio de quienes invierten es de $1.500.000 mensual’.

Nueva visión

Se trata, dice, de personas más abiertas a cambiarse de ciudad o país, por lo que prefieren comprar para después arrendar y sacar beneficios de la inversión, asegurando así una estabilidad económica a mediano y largo plazo.

A su vez, comenta que estos nuevos compradores están priorizando espacios y ubicación.

‘Este fenómeno se da porque los jóvenes buscan una combinación que maximice su beneficio dada la inversión que implica. A mayor lejanía del transporte público, los precios son más bajos, por lo que con el mismo presupuesto se puede optar por un inmueble de mayor tamaño. Entre mejor sea la conexión con el transporte público, el departamento tendrá un valor más elevado’.

Así, comunas como Independencia, San Joaquín, Santiago Centro, San Miguel y Ñuñoa, entre otras, se han vuelto muy atractivas para los pequeños inversionistas.

Factor precio

Por su parte, Francisco Ackermann, gerente comercial y cofundador de Capitalizarme.com, señala que estos compradores se inclinan por departamentos de poca superficie, de valores que no superen las 2.500 UF. Las unidades más vendidas en este grupo son las de un dormitorio y un baño, seguido de dos dormitorios y un baño.

‘Las personas entre los 26 y 40 años tienden a preferir los departamentos pequeños, siendo los estudios y las unidades de 1 dormitorio y 1 baño las más populares. En cambio, sobre los 40 años tienden a elegir departamentos de mayor tamaño’, indica.

Grandes opciones

Este tipo de inversión, afirma Francisco Ackermann, la logran a través de mecanismos que han ido ofreciendo las inmobiliarias, como una mayor cantidad de cuotas para el pago del pie, comprar más en blanco que antes, lo que les da tiempo para pagar el pie y proyectar más la compra.

‘Por lo general tienen una perspectiva a largo plazo. Mucha gente compra pensando en complementar su jubilación, el gran porcentaje es ese. Y otra compra una propiedad para venderla en unos años más, más caro y así volver a invertir. De esta manera, alcanzan un piso económico importante, más allá del sueño de la casa propia, que es algo que en general no les quita mucho el sueño’.

Comenta que una de las principales razones por la que eligen este tipo de inversión es porque valoran de sobremanera su tiempo.

‘Optan por aquellas opciones de inversión que les impliquen poco tiempo en trámites, para luego obtener un buen retorno. Ello, contra alternativas que a lo mejor le pueden dar más rentabilidad, pero también requiere mayor esfuerzo’.

Muchos de estos compradores, dice, Manuel Riquelme, director comercial de Dominus Capital, son personas muy informadas y que saben qué tipo de productos y financiamiento necesitan.

‘Si el comprador final es alguien que vivirá en dicha propiedad será más exigente en la calidad de las terminaciones; en cambio, si es un inversionista, dicha preocupación es menor. De hecho, está comprobado que hay muchos inversionistas e inversionistas hormiga que nunca visitaron el departamento que estaban comprando. Por otra parte, algunas inmobiliarias tienen identificado el perfil de estos inversionistas hormiga y les informan sobre nuevos proyectos. Muchos de ellos son clientes que mantienen en el tiempo’.

Algunos, incluso, son capaces de generar un portafolio de inversiones diversificado, en ubicaciones y tipologías.

‘En ocasiones, es mejor comprar en distintas ubicaciones, pues en la eventualidad que una comuna tenga exceso de oferta por ejemplo, debieran verse afectada a la baja los arriendo de dicha zona. Este déficit lo pueden compensar invirtiendo en otra comuna que tenga una mayor demanda. Los inversionistas hormiga en general están muy al tanto de estos temas y saben manejar el negocio, diversificándose’.

En definitiva, afirma Francisco Ackermann, los llamados ‘millennials’, generación que nació después del año 1980, son cada vez más relevantes, ya que hoy representan el 75% de las ventas de las inmobiliarias que se dedican vender departamentos para inversión.

Y aporta otro dato relevante, que obtuvieron al realizar un estudio en base a la cartera de Capitalizarme.com.

‘En promedio, toda nuestra cartera de clientes compra 1,5 departamentos por persona, pero el grupo que más tiende a tener dos propiedades es el segmento entre 36 y 45 años. A su vez, la mayor concentración de ventas (75%, aproximadamente) está entre los clientes millennials (24 a 39 años), aunque tenemos un alto grado (16% aproximadamente) de Generación X (40 a 59 años)’.

Fuente: El Mercurio

Lee también

Casi 300 proyectos inmobiliarios en la RM esperan inicio

Estudio muestra que, hasta el 31 de marzo, existían 52.415 viviendas aprobadas para ser edificadas. …