¿Conoces las alternativas de financiamiento para tu inversión inmobiliaria?

Luego de definir el criterio de búsqueda de propiedades, es necesario evaluar las alternativas de financiamiento existentes antes de cerrar una transacción.

La solicitud de créditos hipotecarios es lo más utilizado para la inversión inmobiliaria en Chile. No sólo es la opción tradicional en el rubro, sino que también las condiciones que existen para hacerlo en la actualidad son muy favorables.

Desde enero de 2016 a la fecha, las tasas bancarias se mantienen estables entre un rango de 3,2% y 4%. Asimismo, algunas entidades volvieron a financiar hasta un 90% cuando se trata de propiedades residenciales.

Sin embargo es importante destacar que el crédito no es la única opción. Hay distintas soluciones financieras, dependiendo de tu objetivo inmobiliario. Acá te los presentamos:

Crédito hipotecario tradicional: El crédito hipotecario o préstamo de dinero de parte de un banco a un particular para financiar la adquisición o remodelación de una propiedad, es hasta ahora la herramienta financiera más ocupada en el mercado.

Bien sea por los bajos intereses que ofrece actualmente la banca nacional o el hecho de que es un producto que puede financiar entre el 80%-90% de una propiedad, esta inversión a largo plazo solo requerirá del pago inicial a partir del 10% del valor total del inmueble.

Puede pactarse a un plazo de 15, 20, 25 o 30 años y las personas -ya sean naturales o jurídicas- que postulen a éste deben cumplir con ciertos requisitos, como tener buen historial financiero y certificar el empleo en caso de ser un trabajador dependiente, o tener un régimen de ganancias estable en el caso de trabajadores independientes.

Si es tu primera vez haciendo este tipo de inversiones, ten en consideración que no es necesario crear una empresa para solicitar crédito. Por lo general, las mejores condiciones crediticias son otorgadas a personas naturales.

Leasing habitacional: Para aquellos que no cuenten con dinero suficiente para pagar un pie, sin embargo tienen la seguridad de que generarán ingresos suficientes para cubrir los costos de una hipoteca, existe el leasing habitacional. 

Este contrato de arriendo con opción de compra puede ser solicitado a una sociedad inmobiliaria de leasing habitacional, la que adquiere una propiedad usada o nueva y la arrienda a un tercero por un período largo de tiempo a cambio de un pago mensual, otorgándole a éste la posibilidad de convertirse en el propietario una vez finalice su compromiso contractual.

Para poder solicitarlo solo debes ser mayor de edad, estar inscrito en el Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu) y no ser propietario de ninguna propiedad suscrita a este beneficio. Debes considerar que el inmueble no puede superar los UF 2.000, y que en ese caso podrás acceder al subsidio de leasing habitacional que el Estado ofrece y que cubre una parte de la cuota mensual que debes pagar a la empresa que te otorga el leasing.

Crédito directo con vendedor o inmobiliaria: Actualmente, las constructoras e inmobiliarias dueñas de propiedades a la venta están abriéndose cada vez más a la posibilidad de otorgar un crédito directo a las personas, ofreciéndoles a éstas la asesoría y servicio de gestión de las distintas posibilidades de créditos hipotecarios que hay en el mercado.

Pensado para aquellos inversionistas que cuentan con poco tiempo, pueden financiar entre 75% y 90% de la propiedad y reducir los costos operacionales que involucran la compra de la misma.

Lee también

Entrevista a Ricardo Guzman – ¿El Mejor Broker Histórico de Capitalizarme?

Hoy hablamos con Ricardo Guzmán, broker y Asociado de Capitalizarme.com, nos cuenta sus experiencias y …