¡Capitalizarme en El Mercurio! ¿Qué aspectos se deben considerar al pedir un crédito hipotecario a 40 años?

Es clave preguntarse cuál es el objetivo de la compra y de qué manera pagar una baja cuota permite a la persona diversificar sus inversiones, señalan los expertos.

La tasa de interés es una de las más bajas de los últimos 17 años. Además, han surgido nuevas alternativas de financiamiento, como los créditos a 40 años. 

¿Conviene pedir un crédito a tan largo plazo? Depende, señala Francisco Ackermann, gerente comercial y cofounder de Capitalizarme.com. Explica que para tomar una decisión correcta se debe tener en cuenta cuál es el objetivo que tiene la persona respecto de dicho crédito. 

‘En el caso de una persona que está comprando una propiedad de inversión, que busca una cuota baja para cubrir con el arriendo, es muy atractivo.

De hecho, es ideal que la deuda no sea tan alta, porque permite tener liquidez y así tener otras inversiones, pues nunca es bueno tener todo en una sola canasta’. 

E incluso, dice, si la idea es vender la propiedad en un corto plazo, esta opción es atractiva aún, porque eso quiere decir que pagará menos del crédito en los primeros años. 

Agrega que, por otro lado, si la vivienda es para vivir, una deuda a largo plazo puede ser también una buena alternativa. 

Sin embargo, dice, pese a su larga extensión hay que considerar algunos aspectos básicos antes de endeudarse: Por ejemplo, que el crédito hipotecario no exceda el 25% de la renta. Además, hay que analizar si se quiere estar endeudado por tanto tiempo, en función de los proyectos de vida y otros aspectos. 

Cambio de mercado 

Agrega Francisco Ackermann que este tipo de créditos muestra el cambio que vive actualmente la industria hipotecaria, debido a la irrupción de los millennials. 

‘Los productos y servicios financieros deberán tener mayor flexibilidad, tomando en cuenta que se enfrentan a un público que aprecia la inmediatez, la tecnología y el hacer las cosas de manera más simple. 

‘Los créditos hipotecarios antiguos, se caracterizaban por una serie de trámites burocráticos, que hacía engorroso el proceso para una persona joven. Hoy, hay propuestas de bancos en las que en pocos pasos uno puede obtener una aprobación crediticia. Los bancos van por el camino correcto, pero las generaciones avanzan más rápido que los bancos’.

Buenas alternativas

Para pagar cuotas más bajas existen varias alternativas. Una, es pedir créditos a un plazo mayor. Otra, para quienes ya tienen un crédito, es refinanciar: ‘Algunas de las razones por las que los propietarios refinancian incluyen el deseo de obtener una tasa hipotecaria más baja, pagar su casa más rápido o, para usar su patrimonio neto para pagar tarjetas de crédito u otras deudas’, explica Francisco Ackermann.

Fuente: El Mercurio

Lee también

¡Capitalizarme en Infogate! Cybermonday: Las oportunidades imperdibles para ser un inversionista inmobiliario

Las mejores unidades para inversión, en comunas altamente requeridas, y con descuentos que llegan hasta …