La mayoría de los departamentos vendidos en 2018 en el centro de la capital tiene un solo dormitorio

Expertos plantean que son adquiridos para arrendarse, y su proliferación se podría deber a una mayor demanda en zonas bien ubicadas, más que a la necesidad por este tipo de viviendas.

Con los años ha cambiado el estilo de vida en la ciudad: menos tiempo libre ha generado que las personas estén menos tiempo en el hogar.

En paralelo, el precio del suelo ha aumentado rápidamente, por lo que los santiaguinos optan por departamentos con menos espacio, pero mejor ubicados y a un precio accesible.

Esto quedó reflejado en un estudio del proyecto ‘Ciudad con todos’, elaborado por el Centro de Políticas Públicas UC (CPP UC) y la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), que refleja la proliferación de departamentos de un solo dormitorio en el centro de la capital.

El año pasado, en tres comunas céntricas de la ciudad, más de la mitad de las viviendas nuevas adquiridas fue de este tipo: Santiago (62% del total), Independencia (57%) y Estación Central (53%).

Si bien en Santiago esta tendencia se ha mantenido desde hace varios años, con viviendas de uno y dos dormitorios, durante los últimos años esto se ha ampliado a comunas aledañas.

En Estación Central, por ejemplo, en 2015 predominaba la construcción de departamentos de tres piezas. El año pasado, en cambio, solo el 2,6% de los departamentos nuevos adquiridos allí tiene tres o más dormitorios.

Pía Mora, investigadora del CPP UC y coordinadora del proyecto, dice que muchas de las nuevas viviendas de un dormitorio ‘son adquiridas para inversión; como segunda vivienda para ser arrendada. No es que la persona o familia que lo compró vaya a vivir ahí’.

Factor inmigrante

El Observatorio de Ciudades (OCUC), que colabora en el proyecto junto con la plataforma TocToc.com y la Fundación Urbanismo Social, destaca también el incremento de la compra de este tipo de inmuebles para arriendos, especialmente para extranjeros.

‘Tiene que ver con una importante llegada de inmigrantes, que generalmente tienen una predilección por departamentos de uno o dos dormitorios’, plantea Ricardo Trufello, director del OCUC.

Desde la ADI, en tanto, Juan Pablo Martínez dice que ‘el aumento del valor del suelo obliga a reducir tamaños (de los departamentos) para controlar costos’. En esa línea, agrega que también se trata de una tendencia creciente de las personas a vivir solas o en pareja sin hijos, sumado al crecimiento de la red de metro, que ‘amplía las zonas de la ciudad atractivas para vivir’.

Con eso último coincide Pía Mora, quien advierte que la alta demanda por este tipo de departamentos ‘no necesariamente satisface a personas que necesitan estas viviendas, sino que puede esconder una demanda por localización’. Según plantea, esto podría potenciar condiciones de hacinamiento y subarriendo.

Similar opina el ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, quien critica al sector inmobiliario: ‘Esto demuestra que las inmobiliarias están pensando más en la rentabilidad que en el proyecto familiar’.

Fuente: El Mercurio

Lee también

Áreas verdes por habitante en Chile

CChC: en hasta 40% bajó la venta de viviendas tras crisis social

El gremio de la construcción explicó que el mayor impacto en ala venta de viviendas …