Los inversionistas individuales se sacuden del entorno y continúan apostando por lo inmobiliario

Colocaciones crecen 8%, rentabilidad bruta llega a 5,5% y baja de tasa abarataría los créditos. Sin embargo, expertos ven nubarrones.

El pesimismo y el escaso dinamismo de la economía no se reflejan en los créditos de la banca para inversiones en viviendas. Según reportó la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), el monto de las colocaciones creció 8,42% en mayo respecto de igual mes de 2018. El dato mantiene una tendencia alcista, al inverso de lo que sucede con la actividad, donde las proyecciones de crecimiento se recortan en cada revisión y analistas pronostican un aumento inferior al 3%.

“El sector inmobiliario es un sector que está performando bien, los inversionistas siguen creciendo”, confirma el gerente de estudios de Mercado Libre Inmobiliario, Nicolás Izquierdo.

Explica que han ayudado las “muy buenas condiciones crediticias” (con tasas de 3%) y una oferta atractiva de viviendas. Sus mediciones indican que la rentabilidad brutal anual -que es la relación del precio de arriendo anualizado del inmueble y su valor de venta- llega al 5,5%, lo que está por debajo de los niveles de 2012, pero aún se trata de una renta “atractiva y con buen desempeño”.

Esto lo reafirma el ingeniero Jorge Infanta, quien a sus 38 años tiene cinco propiedades en Chile y una en Canadá, donde vive: “Apenas tuve disponibilidad para ahorrar o invertir decidí invertir en bienes raíces. El 2012 compré mi primer departamento de inversión en el centro, con crédito hipotecario y a 20 años, pagando 10% de pie. Dos años después repetí la operación. Lo que resultó fueron dos propiedades con alta atracción para arrendatarios, muy baja rotación y un margen pequeño pero positivo mensual”.

Sus cálculos indican que en un buen fondo mutuo podría obtener una rentabilidad de 3 a 8%, mientras que con uno de los departamentos llega al 16%.

Tomás Cartagena, director ejecutivo de TGA, empresa de tecnología especializada en el conocimiento y comportamiento del cliente inmobiliario, plantea que Infanta sería un “inversionista hormiga”, los que más han crecido desde 2017 y basan su estrategia en un ahorro con el que pagan el pie en cuotas, priorizando proyectos en blanco o verde. “Su capacidad de crédito lo pueden distribuir en varias viviendas”, agrega.

La decisión del Banco Central de recortar la tasa a 2,5% lleva a los expertos a creer que las condiciones crediticias podrían abaratarse aún más. Valentina Ciriotto, académica de Ingeniería Comercial de la USS, cree que los interesados aprovecharán el momento en el mediano plazo

Pero Cartagena no está tan optimista. Dice que el crecimiento en los precios de los departamentos, principalmente por la escasez de suelo, está llevando a que muchos sólo puedan arrendar y no comprar. Eso también lo observa Jorge Infanta:

“El futuro se ve incierto, ya que me cuesta creer que las propiedades van a seguir subiendo como lo han hecho los últimos 10 años. Creo que el poder de compra va a disminuir. Antes con 20 millones podías comprar un departamento de un dormitorio y un baño en el centro, ahora con 45 millones te puedes comprar en el centro pero un depot studio”. Ese encarecimiento lo hizo expandir su cartera: compró dos parcelas en Villarrica, que en dos meses se han valorizado 25% sobre el precio de compra.

Fuente: HoyxHoy.cl

Lee también

Áreas verdes por habitante en Chile

¡Capitalizarme en El Mercurio! Santiago Centro, Estación Central y Macul son las comunas más rentables para apostar como inversionista inmobiliario

Definir los destinos económicos de los ingresos por renta, tener los ahorros suficientes para el …