¿Invertir en acciones o bienes raíces?

Seguramente ya te has preguntado cuál es la mejor forma de inversión ¿Transformarse en propietario o accionista?

Continúa leyendo para ayudarte a despejar dudas.

Antes de iniciar es necesario tener clara las expectativas, los riesgos y el presupuesto. Todo va a depender de tu personalidad, metas financieras, contexto económico y cuenta de ahorros. Acá te presentamos los pros y contras de cada alternativa para que selecciones la que consideres más conveniente.

Acciones

Tienen mayor liquidez: La liquidez es la facilidad en que las acciones pueden convertirse en dinero. Es más inmediato vender una acción que vender una casa. La venta de un inmueble puede demorar meses, inclusive hasta años. Si tienes un problema económico y necesitas efectivo rápidamente, la alternativa más frecuente es vender el inmueble a menor precio, con lo que se pierden varios millones del valor real.

Requiere de menor mantención: Al realizar inversión en acciones, puedes dejarlo en manos de un corredor de bolsa y luego cobrar los dividendos. En cambio, los bienes raíces requieren de mayor mantención. Tendrás que hacerte cargo de diversas tareas como el pago de gastos comunes o servicios básicos, cobro del arriendo, etc.

En cualquier momento pueden ocurrir imprevistos y debes mantener tu propiedad en buenas condiciones, porque es una forma de cuidar tu dinero.

Dar ganancia inesperadas: Aunque no  es garantizada la obtención de una determinada rentabilidad, el valor de las acciones pueden dispararse y dar sorpresivos dividendos.

Para esto, considera que deberás pagar los gastos a quien realiza la operación. Los corredores de bolsa en el mercado accionario cobran un porcentaje por operar.

Bienes Raíces

Eres el propietario: Al adquirir una propiedad te conviertes en su único dueño, por lo que tienes la posibilidad de tomar decisiones con total libertad. ¿Quieres remodelarla? Puedes hacerlo. ¿Prefieres arrendarla? También puedes hacerlo.

Tendrás una serie de variables bajo tu control que incluso ayudan en el aumento del retorno de la inversión. Al contrario de lo que pasa con las acciones, donde tienes que confiar en la administración de la empresa si no eres socio mayoritario.

Puedes conseguir financiamiento: El llamado apalancamiento es mucho más fácil de conseguir. Para comprar una casa o departamento, hay múltiples alternativas de créditos, clic acá para visualizarlas, en los que puedes conseguir el capital para financiar la compra.

Con este tipo de préstamo puedes pagar el inmueble en un plazo extenso. Además hay casos de personas que financian el pie con créditos de consumo o bien invierten el dinero en proyectos en verde o blanco para tener más tiempo para pagar.

Tienes un activo tangible: Si compras una propiedad, tendrás algo material en lo que se vea reflejada tu inversión. Contarás con una dirección y un lugar con dimensiones determinadas, es decir tu dinero se materializará. Esto genera un sentimiento de pertenencia y posesión.

En cambio, las acciones son “abstractas”, ya que representan un porcentaje del capital abierto en bolsa de una empresa.

Asimismo, un bien raíz goza de plusvalía constante, en otras palabras aumenta su valor a medida que pasa el tiempo.

Lee también

Entrevista a Ricardo Guzman – ¿El Mejor Broker Histórico de Capitalizarme?

Hoy hablamos con Ricardo Guzmán, broker y Asociado de Capitalizarme.com, nos cuenta sus experiencias y …