Baja de cuentas de luz será asumida por generadoras: implicaría unos US$ 900 millones

Trascendió que el costo financiero se extenderá hasta diciembre de 2025.

Pese a que se venía trabajando hace algunos meses y que diversos actores habían participado en conversaciones, el anuncio de la creación de un mecanismo de estabilización de las tarifas eléctricas que permitirá anular la reciente alza de 9,2%, retrotrayendo el valor al nivel del primer semestre de este año, tomó por sorpresa a parte de la industria.

Algunos incluso tuvieron más detalles del plan poco antes de la cadena nacional donde el Presidente entregó detalles.

Según explicó el Ministerio de Energía, el mecanismo permitirá adelantar la baja de tarifas que se esperaba a partir de 2021, producto de nuevos contratos donde ingresarán energías renovables. Así, las cuentas volverán a los montos que tenían antes de la última alza que se comenzó a cobrar a partir del 10 de octubre.

El trabajo en esta medida cobró fuerza en los últimos dos días, cuando el gobierno puso el pie en el acelerador y dio forma a una propuesta, la que fue conocida por algunos previos al anuncio presidencial.

Según comentan fuentes, el gobierno propone que las generadoras asuman el costo financiero de mantener congeladas las cuentas por el período en que se esperan alzas -básicamente 2019 y 2020-, pero les será devuelto cuando comiencen a regir los contratos de energías renovables.

Aunque no hay una cifra oficial cerrada de lo que implicará este mecanismo, ya que las variaciones de las tarifas se actualizan cada seis meses por factores como los precios de los combustibles o el tipo de cambio, en la industria han comenzado a circular estimaciones.

De hecho, según trascendió, en el propio Ejecutivo se estima que el pozo que se formará implicaría recursos por unos US$ 900 millones.

El mecanismo -similar al de Estabilización de Precios de los Combustibles (MEPCO)- no sería permanente en el tiempo. Consultado al respecto, el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, explicó que la principal componente de la tarifa es la generación eléctrica, que bordea el 70% del total y que además depende de variables como el tipo de cambio.

Por esto, ‘nos centramos en esa componente para el mecanismo de estabilización’, reconoció la autoridad, quien agregó que ‘el costo financiero será asumido por las empresas generadoras hasta diciembre de 2025’.

Esta medida se sumará al trabajo que se está realizando en la ley corta de distribución, la que hoy está en el Senado, donde se debiera generar un efecto de aproximadamente 3% adicional por la menor tasa de retorno que tendrán las distribuidoras.

De hecho, el ministerio incluirá en el trámite de esta legislación el mecanismo de estabilización, a través de una indicación. Así, se espera el ingreso de la iniciativa a más tardar a inicios de la próxima semana para que en dos semanas o un mes sea aprobado.

El ministro aseguró que el diseño de este mecanismo permite anticipar los beneficios de contratos de licitaciones adjudicadas en el pasado, principalmente energías renovables, y que aún no han entrado en vigencia.

La autoridad agregó que el mecanismo retrotrae y fija las tarifas al valor del primer semestre de este año. La diferencia entre la tarifa que quede fija y el valor de los contratos, agregó, ‘será pagada con el excedente que se genere de los nuevos contratos ya adjudicados y que comenzarán a operar en los próximos años’.

Sector renovable en alerta

La idea que sean las generadoras las que asuman el costo de congelar las tarifas no sería del todo bien recibido en el sector renovable.

Según trascendió, serían precisamente los actores más pequeños de la industria los impactados, ya que se podría producir un descalce en los flujos de caja que las empresas tienen contemplado para pagar su financiamiento.

Por ejemplo, si hay tasas de cambio crecientes, a las empresas que tienen que pagar su créditos en dólares se les generaría un diferencial mayor.

Aunque no se conocen mayores detalles de la fórmula final, se estima que los grandes actores no tendrán problema en asumir este costo financiero, pero para otros más pequeños no será tan fácil.

Esto, además, porque este segundo grupo depende de financiamiento externo, donde mantener en garantía un monto que puede ser relevante no se vería como tan factible.

Con todo, en conversación con Canal 13, Jobet aseguró ayer que ‘en el sector energía hemos tenido muy buena acogida para esto’. ‘He estado conversando con las compañías en los últimos días y hay muy buena aceptación de esto. Entienden que tienen que ser parte de la solución’, sostuvo.

Fuente: Diario Financiero

Lee también

Áreas verdes por habitante en Chile

CChC: en hasta 40% bajó la venta de viviendas tras crisis social

El gremio de la construcción explicó que el mayor impacto en ala venta de viviendas …