¿Amueblo o no mi propiedad antes de ofrecerla? ¿Qué es más conveniente?

Amueblar o no amueblar, esa es la pregunta.
 
La respuesta: debes proporcionar una propiedad amoblada solo si será más rentable a largo plazo.
Muchos factores entran en esto, como; ¿Los muebles harán que la propiedad sea más comercializable, y podrá cobrar más de arriendo por ella?
Este artículo analiza los pros y contras de amueblar tu propiedad de arriendo.
 
La mayoría de las unidades en arriendo sin muebles vienen ya con electrodomésticos básicos como la cocina, y a veces el refrigerador. ¿Pero qué pasa con muebles como sofás, camas, cómodas, mesas, sillas e incluso ropa de cama?
Hay varias cosas a considerar cuando se decide proporcionar un departamento; como el costo de los daños, los beneficios impositivos y si la adición de mobiliario hará que una propiedad sea más atractiva para su arrendatario objetivo.
Los beneficios de amueblar una propiedad (tener camas, sofás, etc.) pueden hacer que una casa sea mucho más atractiva para potenciales arrendatarios que no tienen sus propios muebles. Sin embargo, esto podría ser el resultado de que estos inquilinos sean estudiantes, inquilinos por primera vez o profesionales que buscan contratos de arrendamiento a corto plazo.
Tener un departamento o una casa “hecha” significa que le estás ofreciendo a los inquilinos un paquete más completo, pero preocúpate de que tus arrendatarios sean rentables, analiza el perfil (edad, profesión, contratos, etc.), porque los arrendatarios que buscan alquileres amueblados a veces solo planean estar en la ciudad durante unos meses. Este no es siempre el caso, pero muchas veces atraerás a más arrendatarios a corto plazo (1-3 meses) en lugar de inquilinos a largo plazo (1 o más años) si tu propiedad está amueblada. Como nota positiva, puedes cobrar una prima si estás dispuesto a aceptar inquilinos a corto plazo.
Otro punto que debes considerar son los costos de amoblar el departamento. Te recomendamos buscar muebles de bajo costo y buena estética, funcionales pero no demasiado finos, ya que los inquilinos suelen dañar los elementos, aún cuando sean cuidadosos, el uso a largo plazo hará que el mobiliario se devalúe.
Otra gran ventaja de amoblar la propiedad, es que puedes asegurarte de utilizar muebles que no dañen las terminaciones, suelos y murallas. De lo contrario, los arrendatarios podrían llevar muebles demasiado grandes, pesados o riesgosos (como las camas de agua).
 
En general, amueblar una propiedad tiene muchos beneficios, pero solo si puedes compensar el costo de mantenimiento y el riesgo de daños con el aumento en la renta que potencialmente puedes cobrar.
Considera a tu público objetivo. ¿Tu propiedad se encuentra en una zona de vida juvenil y moderna donde la mayoría de los inquilinos tienen 25 años y no poseen mucho mobiliario? (por ejemplo, barrios universitarios, o cercanos a lugares para festejar o beber) O, ¿la población que lo rodea es principalmente familias con 3 niños que ya tienen una tonelada (literalmente) de muebles? Por ejemplo, el sector oriente de Santiago o comunas periféricas.

Recuerda siempre que cualquier propiedad amueblada debe ser adecuada para sus arrendatarios; no tiene sentido gastar mucho dinero en muebles de diseño si tienes inquilinos poco confiables o desordenados.

En resumen, debes proporcionar una propiedad solo si será más rentable a largo plazo.

Considera los costos de reemplazo, daño y almacenamiento asociados con el mobiliario. Hazte a ti mismo las siguientes preguntas.

  • ¿De verdad está recibiendo mucho más renta en comparación con un departamento sin amueblar?
  • Después de los gastos y el mantenimiento de ese mobiliario, ¿estás ganando dinero suficiente para validar la molestia adicional?

 
Cada situación de propiedad y mercado es diferente, así que asegúrate de pensarlo antes de tomar una decisión.

Lee también

pandemia

Capi 2020: Los hitos que nos marcaron en medio de una pandemia

Está claro que este año ha sido, por decirlo menos, muy “particular” . Y es …