Apertura de la Línea 6: Los cambios que experimentarán los barrios beneficiados a partir de octubre

Entre septiembre y octubre de este año, las comunas de Cerrillos, Pedro Aguirre Cerda, Santiago, San Miguel, San Joaquín, Ñuñoa y Providencia se verán beneficiadas con la apertura de la Línea 6 del Metro, cuya marcha blanca sin pasajeros dio por iniciada este martes la Presidente Michelle Bachelet.

Los vecinos de estas siete comunas no sólo contarán con un acceso al tren subterráneo y una mejora en la calidad del servicio que reciben del transporte público, sino que también notarán una serie de cambios en sus barrios, muchos de ellos iniciados incluso con el sólo anuncio del nuevo recorrido.

El urbanista y decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo (UDD), Pablo Allard, aseguró a Emol que “lo primero que vamos a ver es que va a bajar bastante la presión en la Línea 1, porque va a ver redistribución de viajes, esto no va a ser de un sólo golpe, sino que va a ser de golpe en la medida en que las personas vayan experimentando, haciendo rutas nuevas, cambiando un poco sus patrones de movilidad tradicional”.

Afirmó que la presión no sólo bajara para la Línea 1, sino que también para el transporte de superficie en las zonas donde hayan estaciones, ya que los vecinos preferirán el servicio subterráneo a los buses o automóviles.

Para Rodrigo Troncoso, investigador de Libertad y Desarrollo, “si se repite lo que ha ocurrido con otras líneas, la cantidad de público que van a traer las nuevas líneas debería ser mayor incluso a lo esperado según los cálculos técnicos de demanda”.

Barrios más dinámicos

Allard destaca que con la llegada del Metro a comunas que antes no tenían, “se va a empezar a dinamizar mucho todo lo que es el comercio, los servicios y eventualmente también el desarrollo inmobiliario en el entorno de las estaciones”.

Esto se verá patente en una mayor construcción de edificios en altura, oficinas y centros comerciales de mayor magnitud, favorecidos por la nueva conectividad de las comunas al centro y una mayor afluencia de personas a esos sectores.

El académico agregó que “en la medida en que se aumenta la accesibilidad y la movilidad en un sector, eso indica claramente que va a haber una dinámica importante de valorización del suelo”.

En esto coincidió Troncoso, pero añadió que este alza de los precios de terrenos y propiedades se comenzó a internalizar incluso previo a la inauguración de la nueva línea.

“Desde que se conoce un trazado y con plazo más o menos predecible, ya el sector inmobiliario empieza a incorporar eso en los valores de los sectores aledaños”, comentó.

La importancia del diseño integral

Para el investigador de Libertad y Desarrollo, el dinamismo y el potencial de desarrollo de las comunas que se verán beneficiadas con la llegada de la Línea 6 del Metro deben estar vinculadas a una política de ciudad integral.

“Es importante que vaya de la mano de un buen diseño de planes de desarrollo y de las evaluaciones del crecimiento y expansión de la ciudad, de la política urbana, e incluso de la política social de viviendas, que puedan aprovechar este potencial para hacerlo en forma bastante positiva”, explicó.

Para que ese mayor atractivo se refleje en términos concretos en los barrios, Troncoso afirmó que se deben considerar cambios en los planos reguladores de las comunas.

El experto comentó que “una misma línea de Metro con un distinto plan de desarrollo va atener un efecto diferente. Un ejemplo fue la línea que pasa por Vespucio y tiene a un lado La Reina y al otro Ñuñoa”.

“Por un lado los valores en Ñuñoa subieron de valor y los sitios en La Reina bajaron de valor porque no cambió el plan regulador y no permitió la construcción en altura”, aseveró.

Fuente: Emol.com

Lee también

pandemia

Capi 2020: Los hitos que nos marcaron en medio de una pandemia

Está claro que este año ha sido, por decirlo menos, muy “particular” . Y es …