¿Cómo protegerse de los arrendatarios-problema?

Uno de los temas que genera más reparos para la compra de un inmueble con fines de capitalización personal es el arriendo. Seguramente todos hemos escuchado más de alguna historia de arrendatarios problemáticos, irresponsables o sencillamente sinvergüenzas.
Tranquilo. En los últimos años el mercado ha ido adoptando precauciones legales para prevenir estos problemas y dar más seguridad al propietario.
Aquí te damos algunos consejos para tener en cuenta a la hora de arrendar tu propiedad:
1. Mes de garantía. Es una herramienta ya conocida, pero en el último tiempo el plazo se ha extendido para dar más seguridad en caso de que el arrendatario no pague. Actualmente se hacen contratos con garantías de dos e incluso tres meses.
2. Poderjudicial.cl. En este portal web se puede chequear (ingresando su nombre completo) si el posible arrendatario tiene causas pendientes por arriendos impagos.
3. Documentar todo el año. En algunos casos las corredoras de propiedades están pidiendo a los arrendatarios pagar por anticipado el primer año en que vivirán en el inmueble.
4. Pedir documentos laborales. Lo mínimo para seleccionar a la persona que vivirá en tu departamento es pedirle que demuestre un ingreso suficiente y estable. Para ello puede exhibir un contrato de trabajo (con antigüedad mínima de tres meses) y las últimas tres liquidaciones de sueldo.
5. Reglas del juego bien claras. Es usual que cuando se arrienda uno se fía de la buena voluntad de las personas. Aún así es bueno dejar por escrito las reglas del juego, en cuanto al uso que el arrendatario le dará al inmueble. Por ejemplo, que no podrá subarrendarlo o darle un uso distinto al habitacional.
6. Inventario y plazos. También es saludable hacer un listado de todos los bienes que incluye el departamento. Aunque parezca demasiado obvio, es aconsejable inventariar los muebles de cocina y baños, así como cortinas y lámparas.
7. Conocer el edificio. Aún cuando no vayas a vivir en el departamento que compraste, es recomendable conocer a la junta de copropietarios y a los conserjes. Una buena relación con ellos puede ser muy útil para saber, por ejemplo, si se le está dando un correcto uso al inmueble. También servirá para que a los conserjes no se les olvide exigir al arrendatario el salvoconducto correspondiente, en caso que quiera mudarse.

Lee también

Infografía de Mercado de arriendos del Gran Concepción

Se realizó una metodología e infografía de revisión, del total de publicaciones de departamentos disponibles …