Cómo responder a una contraoferta laboral

Una de las cosas para las que debes estar preparado cuando renuncies es qué responder si es que tu empleador actual te hace una contraoferta.
Después de tomar la decisión de dejar tu trabajo actual, pasar por los procesos de selección para otros trabajos y negociar un mejor sueldo y beneficios ¿Qué haces si tu actual empleador iguala la oferta o, incluso, la mejora?
No es una decisión fácil y por eso, es necesario considerar algunos puntos importantes para responder a la contraoferta de la forma correcta. Estos son los principales, según el portal de empleos Reqlut.com:
Piensa en los pro y los contra:
Obviamente, una contraoferta se hace porque el empleador quiere mantener a su colaborador. Pero quizá, a tu empleador le conviene al corto plazo que te quedes porque no tienen ni el dinero y ni el tiempo para buscar a un reemplazante.
Tratarán de convencerte subiendo tu sueldo y sugiriendo que todas las oportunidades que buscas, están en su compañía. Pero la contraoferta no es el único factor en juego: además, debes considerar que tu renuncia tendrá un impacto en tu vida laboral incluso si es que al final decides quedarte.
A lo mejor, ya has formado amistades y contactos en tu actual trabajo y cuando recibes una contraoferta, puede ser difícil rechazarla sólo porque te sientes comprometido con ellos.
Haz un recuento de tu paso por la empresa, recoge todos los datos que hayas aprendido sobre la compañía y piensa cuidadosamente qué oportunidades reales tienes para al futuro si es que decides quedarte.
Es importante recordar que cambiarte de trabajo no significa perder el contacto con tus ex-compañeros. Al largo plazo, si logras tomar una buena decisión, también beneficiará a tu actual empleador, aunque en un principio no lo parezca.
Nunca lo olvides: ¿Por qué te quieres ir?
Es muy importante que nunca olvides las razones que te llevaron a querer renunciar en un principio. No pienses sólo en el dinero y la contraoferta, sino que también en todo lo que un nuevo trabajo puede ofrecerte, como por ejemplo: Guarderías, seguro de salud, horario flexible, viajes, mayores oportunidades de desarrollo o variedad de proyectos.
Sé decidido:
Si rechazas la contraoferta sé respetuoso y agradécela, pero sé firme con tu decisión de renunciar. Bajo ninguna circunstancia te sientas obligado a justificar tu renuncia con tu empleador, hazlo sólo si quieres. Déjales claro que no estás buscando una nueva contraoferta y que te quieres ir en buenos términos.
Por otro lado, si aceptas la contraoferta es importante que recuerdes la posibilidad de que piensen en ti como un riesgo en cuanto a fidelidad. Las contraofertas son, a veces, recursos que les dan tiempo para conseguir un reemplazo y deberás trabajar duro para volver a ganarte su confianza.
La confianza que tienes en tu empresa también es importante y si hacen una contraoferta sólo para que no te vayas y no porque realmente crean que te mereces un aumento de sueldo y mejores condiciones de trabajo, estás en todo tu derecho de dudar de ellos.
Fuente: Reqlut.com

Lee también

¿Como Nacieron los Brokers Inmobiliarios?

Gabriel Cid, CEO y Fundador de Capitalizarme.com, nos narra como se origino en Chile el …