Crece interés por invertir con vistas a la jubilación

Señalan las inmobiliarias que existe entre los jóvenes -incluso menores de 30 años- un gran interés por adquirir departamentos. Pero no lo hacen pensando en una rentabilidad inmediata sino en función de mayores ingresos en la vejez.
Los inversionistas son un mercado clave en el rubro inmobiliario. Con factor IVA o sin él.
Claudia Zapata, gerenta general de Paz Corp, señala que, por ejemplo, el 35% de los clientes de esa inmobiliaria compran para renta.
Y añade un aspecto interesante: la visión es cada vez de más largo plazo.
“El inversionista busca generar un patrimonio más que privilegiar la rentabilidad. Lo hacen pagando un pie (hoy de 15%) de uno o más departamentos y el resto lo pagan con crédito hipotecario, cuyo dividendo se paga con el arriendo. De esta manera se construyen un patrimonio para 20 años más, lo que les servirá para su etapa de jubilación. Privilegian departamentos ubicados en zonas de alta demanda por arriendo -cercanía al Metro, centros de estudio, centros comerciales- y las posibilidades de plusvalía del sector en el tiempo, por sobre la rentabilidad”.
Agrega que han podido detectar dos grupos de inversionistas. “Está el tradicional, sobre 40 años, con solvencia económica que ve en la compra inmobiliaria un instrumento de inversión atractivo y seguro para hacer crecer su patrimonio. Pero también está el nuevo inversionista: se trata de un joven de 28 a 40 años, hombres y mujeres profesionales, con capacidad de crédito que ven la inversión inmobiliaria como un seguro para su etapa de jubilación”.

Mercado mixto

Por su parte, Armando Ide, gerente inmobiliario de inmobiliaria Su KSa, señala que en el caso de los proyectos que comercializan el 80% de la venta está destinada a la renta. Y que entre los compradores también existen varios perfiles.
“Entre nuestros compradores hay quienes compran para lograr una renta en el corto y mediano plazo, pero la gran mayoría compra con créditos a largo plazo y pensando en la jubilación. Para ello se busca hacer calzar el arriendo con el costo del crédito hipotecario“, explica.
Dice que “hay muchos inversionistas que prefieren la compra de un activo seguro como es un departamento versus invertir en acciones u otros instrumentos financieros. Las rentabilidades sobre la inversión son entre 8 y 10%, y hay muchos que compran como medio de jubilación, pensando en tener un activo pagado en 20 o 30 años”.
Cuenta que en el caso de sus proyectos, en su gran mayoría los compradores son personas jóvenes -de entre 20 y 50 años- que planifican su ahorro con tiempo y buscan tener pagado su departamento con el arriendo en dos o tres décadas. Y también hay una parte importante que son personas de alto patrimonio (mayores a 40 años) que prefieren invertir sus ahorros en departamentos antes que en instrumentos financieros.

Diferencias zonales

A su vez, Andrés Ergas, gerente Comercial de Ralei Grupo Inmobiliario, señala que si se consideran las ventas totales de los proyectos de departamentos que en este momento tiene esa inmobiliaria disponibles -en comunas como Providencia, Santiago Centro, Las Condes, Independencia, Estación Central y Ñuñoa-, “cerca del 70% de las compras a la fecha corresponden a inversionistas hormiga, family offices o fondos de inversión, lo que sin duda es un indicador relevante”.
Indica que la proporción de inversionistas varía de acuerdo con la ubicación del proyecto, “siendo los más demandados para la renta aquellos que están en Santiago Centro, Estación Central, Independencia y Ñuñoa. Ambos tienen distintos rangos de precios, lo que significa que más que el valor, los inversionistas buscan proyectos bien ubicados, cerca del Metro y en sectores consolidados en los que se espera una demanda estable de arriendos y plusvalía. Estas inversiones se concentran en departamentos studios, 1 y 2 dormitorios”.
Dice que han detectado que muchos profesionales jóvenes, solteros, especialmente mujeres, están empezando a invertir, pero también gente mayor que quiere asegurar una renta adicional. “El primer segmento tiene buenas rentas y aún viven en la casa familiar, por lo que aprovechan este periodo para arrendarla y asegurar una renta extra que les permita más libertad económica o redestinar el dinero en el pago del dividendo haciéndose de un activo”. Y otro segmento, dice, “invierte de a 5 o 10 departamentos a 20 años plazo a fin de asegurarse una jubilación tranquila pagando sus dividendos a través de las rentas de arrendamiento”.
Agrega Andrés Ergas que “en general se privilegian los departamentos de 1 y 2 dormitorios con 1 baño, a partir de 30 m2, que generan alta plusvalía en el corto plazo. Se concentra en segmentos en torno a las 1.000-3.000 UF, donde la vacancia es bajísima. En general, las personas están optando por este tipo de inversión como una herramienta más para asegurar su futuro”.
¿Qué pasará a futuro? Señala el ejecutivo de Ralei, “el proceso de adquirir una propiedad como inversión se mantendrá estable. Este segmento de mercado seguirá invirtiendo y mantendrá una participación interesante en el mercado como se ha experimentado con el paso de los años en que la cantidad de inversionistas ha ido aumentando paulatinamente. Tal es así que si antes la participación de inversionistas era del 30% de la venta, hoy estamos entre el 50% o el 60% de la venta en proyectos de departamentos bajo las 3.000 UF”.

Ubicación es esencial

Afirman los ejecutivos inmobiliarios que uno de los aspectos que privilegian los compradores es la seguridad de la inversión, más que la rentabilidad. Es decir, que las características y ubicación del departamento aseguren un flujo constante de posibles arrendatarios.
La cercanía al metro y a servicios es muy valorada por los inversionistas.
Fuente: El Mercurio

Lee también

¿Como Nacieron los Brokers Inmobiliarios?

Gabriel Cid, CEO y Fundador de Capitalizarme.com, nos narra como se origino en Chile el …