Desde $2,6 millones cuesta acondicionar una vivienda con un mobiliario básico

A la hora de comprar el equipamiento mínimo para hacer un hogar habitable, el dormitorio principal y el living-comedor son los espacios donde la gente destina más atención, coinciden distintos expertos. Del gasto total para vestir una propiedad, el 42% se concentra en dichos recintos, considerando las alternativas más económicas de las principales tiendas del retail del país.
La cama, el refrigerador y el comedor son parte del equipamiento interior que se considera mínimo en una vivienda. “Todo mobiliario indispensable es el que hace habitable un espacio gracias a su funcionalidad”, explica la arquitecta y decoradora Fernanda Pinzón, socia de Dimensión AD. “Las alfombras, por ejemplo, no son básicas, porque se puede prescindir de ellas; son productos que dan decoración al espacio”, agrega Verónica Espinoza, jefa de Visual y Decoración de Homy.
Considerando solo los muebles elementales que se requieren para “vestir” una casa tipo (familia de cuatro personas) con dos dormitorios, sala de estar, living-comedor, cocina y logia, “El Mercurio” hizo un levantamiento de información con las alternativas más económicas de las grandes tiendas Paris, Easy, Homy, Falabella y Ripley. Así, el monto promedio de los valores mínimos de cada producto dio un total de $2.621.712.
“Los precios, en general, han bajado y se han ido acercando al cliente. Antes un comedor de madera se encontraba desde $1 millón y ahora hay alternativas desde $300 mil. Hoy es mucho más asequible todo”, destaca Mariella Alessandrini, sugerenta comercial de Homy.
Sin embargo, la decoradora Andrea Villarreal, dueña de Andreavillarreal.com, advierte que no siempre es recomendable preferir la línea más económica: “Lo barato cuesta caro, hay muchas tiendas donde podemos comprar muebles baratos y bonitos pero de baja calidad y duración. Es mejor, a veces, invertir un poco más en algún mobiliario que se mantenga en el tiempo, como sofás y camas”.

Living-comedor acapara el gasto principal

Hay coincidencia entre distintos expertos que el living-comedor, junto con el dormitorio principal, son los recintos que las personas más se preocupan de equipar y adornar. “En general, el living no se usa mucho pero siempre se decora harto”, señala María Angélica de la Cruz, gerenta general de la Asociación de Decoradores.
En la muestra que recogió “El Mercurio”, justamente el living-comedor es donde se concentra el mayor gasto en equipamiento: $640.900, un 24% del total. De los ítems mínimos considerados, las sillas del comedor son lo más caro, con un costo de $203.940 por seis unidades. “En los segmentos medios y bajos se prefieren las soluciones completas (pack de mesa y sillas), mientras que en los segmentos altos la compra es por pieza”, señalan desde Falabella Retail.
A juicio de María Angélica de la Cruz, el living está ganando fuerza en el último tiempo gracias a la llegada del televisor. “Se está usando mucho el living como salita, donde con muebles diseñados se tapa el televisor, ya que los aparatos hoy en día lo permiten, al ser delgados y más camuflables. Además, la electrónica en sí ahora tiene un diseño más bonito”, indica.
El televisor también le dio un nuevo impulso al dormitorio principal, cree Verónica Espinoza, de Homy: “Gracias a la TV, este espacio tiene más vida y predominancia”. En términos de peso en ventas en Homy, por ejemplo, este recinto se equipara al living-comedor. “El énfasis principal siempre se tiende a dar en ambos lugares por igual”, coincide Rosario Morere, arquitecta y socia de Dimensión AD.
Según la oferta disponible en las principales cadenas del retail del país, el costo mínimo que se necesita para acondicionar un dormitorio principal es de $472.852, considerando el promedio de los precios más económicos de cada tienda. Es decir, acapara el 18% del gasto total del equipamiento interior, valor que si se suma al living-comedor alcanza al 42%.
La inversión más importante es la cama, cuyo costo más bajo en promedio es de $161.990 si se considera un formato de dos plazas. “Hoy las casas y departamentos son cada vez más pequeños, por lo que la king no cabe, es súper aspiracional, pero en general no se la llevan porque no les entran los veladores”, dice Mariella Alessandrini, de Homy.

Cocinas con fuerte componente estético

La cocina ha cambiado de rol como espacio y por eso existe más preocupación porque el equipamiento tenga mayor estética. Así lo cree Adolfo Lira, subgerente de la división Tecnología en Paris: “Ahora hay cocinas que son más abiertas, que ya no solo se ocupan para cocinar sino que para compartir. En ese sentido, la compra de artefactos tiene un componente decorativo”.
De los electrodomésticos básicos para equipar este recinto, el único que está bajo los $100 mil es el microondas. “La línea blanca, en general, es una compra de alto involucramiento, en gran parte por los precios de los productos. Es por esto que la gente valora la durabilidad”, agrega Lira.
El refrigerador llega a un mínimo promedio de $163.990, siendo el artículo más caro. A pesar de que el modelo con una puerta es el más económico, en Falabella Retail destacan que ha bajado su participación de las ventas. “Los de dos puertas han ido tomando cada vez más fuerza en la categoría, principalmente por su gran capacidad y organización de almacenamiento”, indican en la tienda.
Cristián Ortiz, gerente de márketing de Easy, reconoce que el freezer , a pesar de ser un equipamiento de segunda necesidad, también ha estado tomando fuerza en las familias: “Su crecimiento se ha debido a una baja de precios y al mayor interés de los chilenos por mantener sus alimentos por más tiempo”.
En ese sentido, desde Falabella destacan que la secadora es considerada cada vez más un básico: “Son muy solicitadas, sobre todo en invierno, ya que permiten secar la ropa sin depender del clima ni de espacios interiores. Hoy en día, los hogares son más reducidos, y este artefacto ayuda a apurar y facilitar el proceso de secado”.
desde2
DE LOS TRES ELECTRODOMÉSTICOS BÁSICOS PARA EQUIPAR UNA COCINA -REFRIGERADOR, COCINA Y MICROONDAS-, ESTE ÚLTIMO ES EL ÚNICO CUYO PRECIO ESTÁ BAJO LOS $100 MIL.

Errores comunes y cómo superarlos

Hay coincidencia entre los expertos acerca de que hoy existe una mayor disposición a invertir en el interior de las viviendas. “Los chilenos están teniendo una noción de la estética mucho mayor, les está importando el vivir bien”, dice María Angélica de la Cruz, gerenta general de la Asociación de Decoradores. Sin embargo, este interés no siempre trae aparejados buenos resultados. La principal equivocación que comete la gente tiene que ver con los tamaños de los muebles. “Todavía la mayoría no tiene el ojo para dimensionar qué es lo que cabe dentro de un espacio vacío”, advierte Mariella Alessandrini, subgerenta comercial de Homy. Según cuenta, es común que les devuelvan productos porque no entraron en los recintos o porque son demasiado pequeños para ellos.
En Homy ofrecen una asesoría en decoración integral de forma gratuita para quienes equipen y decoren el 100% de su vivienda con productos de la tienda. En Dimensión AD, por ejemplo, el valor del servicio va entre $7 mil y $20 mil el metro cuadrado.
En todo caso, Rosario Morere, arquitecta y socia de Dimensión AD, recomienda a quienes quieren tomar el proyecto en sus propias manos hacer siempre un plano de distribución del lugar, considerando las medidas exactas de los muebles y los flujos mínimos necesarios para transitar en ese espacio. “También es buena idea que los elementos grandes, como la cama o sofá, sean de colores neutros y darle color al ambiente con pequeños detalles, como cojines, floreros o lámparas”, precisa la profesional.
Fuente: El Mercurio

Lee también

El futuro del sector inmobiliario tras crisis por Covid-19: 6 desafíos que tendrá que asumir el rubro durante en los próximos 6 meses

Según los expertos del sector inmobiliario, en los próximos seis meses las viviendas de inversión …