Dudas y beneficios del nuevo acuerdo comercial de Chile

Uno de los negociadores chilenos asegura que se abrirán mercados para 1.600 productos y que mejorará el ambiente para las inversiones.

Al sigilio con que se negoció durante cinco años el acuerdo de Asociación Comercial Trans Pacífico, o TPP por su sigla en inglés (Trans Pacific Partnership), se suma por estos días la reserva en que se mantiene su texto final. Frente a este largo secretismo, han surgido naturales suspicacias que el gobierno chileno espera despejar en las próximas semanas, luego que los 12 países socios terminen de revisar los aspectos legales- en el marco de sus propias jurisdicciones- y decidan liberar el documento.
Mientras tanto los protagonistas directos de este proceso, como es el caso del director general de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Andrés Rebolledo, han tratado de aclarar el panorama. Rebolledo está consciente de aquellas suspicacias podrían jugar en otra de los nobles objetivos que el TPP, al que califica como “ el más trascendental de los acuerdos comerciales en que ha participado Chile”.
Si el recelo sigue escalando, hasta podría nublar el ambiente en que deberá darse la revisión y discusión del texto en el Congreso, tal vez a partir de marzo de 2016, como paso previo a su aprobación final.
Los 12 socios del TPP (Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam) representan en conjunto el 40% del PIB mundial y el 25% del comercio internacional. Además, se aseguran entre sí un mercado de 800 millones de personas.
Andrés Rebolledo dice que si bien el proceso de negociación fue largo complejo, “ el resultado es muy beneficioso para Chile”. Esto porque pone al país en un nuevo status económico internacional, “que viene a complementar los esfuerzos realizados en las dos últimas décadas para insertarse en los mercados mundiales, mediante acuerdos bilaterales y multilaterales”.
Explica que uno de los complementos más relevantes del TPP será la incorporación de 1.600 nuevos productos a la lista de bienes que se pueden exportar con arancel cero, o tendiente a cero. La gran mayoría de los 1.600 productos son de los sectores agrícola, agropecuario, forestal, pesca y alimentario. “De este total, hay un grupo de productos que entrarán en una desgravación arancelaria inmediata, otros a un proceso de desgravación más lenta y un tercer grupo entrará con el beneficio de cuotas de exportación , ya sea ampliando las existentes o autorizando las que no existan”, señala el diplomático.
Por lo tanto, subraya que “el primer gran beneficio del TPP para Chile es la apertura de nuevos mercados para sus exportaciones, especialmente en Japón, Canadá, Malasia y Vietnam, porque con el resto de países que participan en el acuerdo, Chile ya tiene arancel cero para la mayoría de esos 1.600 productos”.
Clima para inversiones
Junto con lo anterior, Andrés Rebolledo sostiene que Chile tendrá otro gran beneficio, tal vez intangible, “por el solo hecho de pertenecer a un grupo de países que está a la vanguardia de las nuevas reglas que regulan en comercio internacional”, lo cual-dice- contribuirá a mejorar el clima para las inversiones.
Aclara que si bien el capítulo sobre inversiones del TPP es similar a los que están contenidos en otros acuerdos bilaterales o multilaterales suscritos por Chile, este nuevo tratado “ le aporta un punto adicional para reforzar a nuestro país como destino seguro para los inversionistas”. Aunque reconoce que las decisiones de las inversiones obedecen a múltiples factores, el hecho de formar parte del TPP se suma positivamente a este conjunto de factores. “Por lo tanto, entre estar o no estar en este club, para Chile era mejor estar” subraya.
Para Chile, que representa apenas el 0,45% del PIB mundial, el director de la Direcon dice que les muy necesario el acceso expedido a los mercados externos. “Junto con ello necesita reglas del juego claras y estables, porque en este marco, nuestro país no sólo se asegura mercados, sino también una institucionalidad para enfrentar controversias o disputas que regularmente afectan al comercio internacional, como por ejemplo, por las normas fito y zoo sanitarias que aplica Chile de manera rigurosa, para asegurar la calidad y la estabilidad de sus producciones agropecuarias y frutícolas.
La variable china
Para el ex ministro de Economía , Carlos Ominami, todos los juicios que se puedan emitir por ahora respecto del TPP deben llevar el rótulo de “preliminares”, porque aún no se conoce el texto final del acuerdo y porque “todo el proceso de negociación ha sido puertas adentro, sin transparencia”.
Dada esta situación, Ominami dice que “cualquiera podría pensar que el TPP puede ser una herramienta estratégica de Estados Unidos para competir con la ayuda de un grupo de países aliados y ganarle terreno a China”. Pero advierte que hay que tener cuidado con China, “porque para nosotros es el principal socio comercial y nuestro principal mercado”. Entonces, “debemos hacernos la pregunta sobre cuánto sustento estratégico tienen el hecho de que Chile haya privilegiado el TPP, alineándose con una maniobra aparentemente digitada por Estados Unidos para competir de mejor manera con China”.
El ex ministro dice que otro tema que preocupa es lo que puede pasar con otros países de América Latina que no participan en el TPP, “situación que derechamente nos puede poner en un problema geopolítico con nuestros vecinos, algunos de ellos muy grandes e influyentes como Brasil y Argentina”. Según Carlos Ominami, “en cierto modo, el TPP nos aleja más de estos vecinos que debieran ser nuestros aliados naturales”.
En otro ámbito, el ex titular de Economía señala que “ por lo que hemos sabido, de manera extraoficial, las grandes corporaciones estadounidenses han pedido que se aplique en el TPP una jurisdicción análoga a la que rige en Estados Unidos, lo cual podría provocar una confrontación con las leyes locales de los otros país, o simplemente una suerte de sumisión de éstos a las normas del país más grande de este club”. Añade que una vez que se conozca el texto, creo será muy necesario hacer una discusión a fondo sobre este punto.
Captura de pantalla 2015-10-27 a las 15.54.09
Mientras tanto, a la ONG Derechos Digitales le preocupa lo que pueda ocurrir con la regulación de internet y de una serie de plataformas digitales asociadas, así como con la protección de los derechos de autor. Esta ONG asegura que el TPP estableció un plazo de 70 años de protección para los libros, lo cual a su juicio “ es un período completamente desproporcionado y lesivo del dominio público”.
Pero aclara que Chile y Perú no deberán modificar su legislación en esta materia, porque la implementación de sus respectivos tratados bilaterales de libre comercio con Estados Unidos, este país “ya los había obligado a establecer este período de protección. Sin embargo, añade, “la ratificación del TPP establecerá un nuevo estándar internacional mínimo, sentando un peligrosísimo precedente en la materia para futuros tratados multilaterales”.
Andrés Rebolledo admite que varias de las críticas que se le han hecho al TPP en algún momento del proceso de negociación tuvieron asidero, porque se lanzaron propuestas a la mesa que reflejaban ciertas inquietudes, como por ejemplo, algunos aspectos sobre la propiedad intelectual. “Sin embargo, al final del proceso, todas esas críticas fueron superadas, o se resolvieron por consenso”. Agrega que “ ésta es la consecuencia de un trabajo colectivo, donde son varios los países, no uno , los que dictan las normas”.
Fuente: lasegunda.com

Lee también

¿Como Nacieron los Brokers Inmobiliarios?

Gabriel Cid, CEO y Fundador de Capitalizarme.com, nos narra como se origino en Chile el …