Edificaciones pensadas para la tercera edad: Lo que ellos quieren

Para 2050 se estima que las personas mayores de 80 años bordeen el millón 400 mil en Chile. Por lejos, el grupo con más expectativa de crecimiento, lo que nos transformaría en el país con más personas de la tercera y cuarta edad en Latinoamérica, según las proyecciones del Observatorio Demográfico del Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama).

Durante los últimos años la sociedad nacional ha experimentado un profundo cambio demográfico, que ciertamente se traduce en cambios en su habitar. Hoy, por ejemplo, el 16,7% de los chilenos (alrededor de dos millones 800 mil personas) superan los 60 años. El explosivo crecimiento de este segmento ha implicado varios desafíos para la industria inmobiliaria; entre ellos, leer sus necesidades y crear productos especiales para este sector de la población.
Por ello, no es de sorprender que el mercado inmobiliario haya reaccionado, considerando prestaciones para los adultos mayores, ya sea a través de más seguridad e inclusión, o bien de cierto tipo de equipamiento acorde a sus gustos y requerimientos.
Escasa oferta
Aunque es un mercado creciente, aún no hay mucha oferta en este nicho. Una de las empresas que se ha preocupado de entregar prestaciones para este grupo en algunos de sus proyectos es Inmobiliaria Aconcagua. “Es un segmento atractivo, ya que en la actualidad representa un 15% de la población total del país (según el INE) y va en aumento. Son personas activas, sobre los 60 años, que buscan seguir disfrutando de la vida con sus amigos y/o con su pareja, así como también con sus hijos y nietos. Por lo general, vendieron sus casas y se achicaron, comprando un departamento con las comodidades acostumbradas y en el mismo barrio o cerca de sus hijos”, señala Hanna Hodali, gerente comercial de Inmobiliaria Aconcagua.
Desde Almagro, Juan Court, gerente de Proyectos, señala que “un porcentaje importante de nuestros clientes corresponde al segmento de tercera edad. Principalmente, matrimonios de personas mayores que ya no viven con sus hijos y que priorizan la amplitud por sobre otros atributos. Entonces, la apuesta por este segmento es una respuesta a las necesidades de una porción importante de nuestros clientes y su modo de habitar”.
Simplificar la vida
Si bien no son muchos los proyectos que a la fecha existen con cualidades para la tercera edad, las inmobiliarias han comprendido lo importante que es a la hora de considerar detalles enfocados en este grupo etáreo.
Para el ejecutivo de Almagro, “generalmente este segmento busca simplificar su vida, sin por eso transar espacialidad o amplitud. En muchos de los casos ellos están vendiendo sus casas para pasar a un departamento con todas sus comodidades, por lo que están acostumbrados a vivir en espacios amplios y no quieren perder eso”.
Atendiendo estas necesidades surgen opciones como “nuestros departamentos de dos dormitorios en suites, que garantizan todas las comodidades que requieren estos clientes, incluyendo baño y walk-in closet, en espacios amplios, diseñados con el máximo confort, de manera independiente”, indica Court.
En los baños, Almagro también ha incorporado elementos funcionales para la tercera edad, como las duchas in situ –que dejan de lado la tina y los riesgos de caídas– por una ducha mucho más segura y cargada de estilo, siguiendo la tendencia de los baños tipo hotel o spa.
“En algunos de nuestros proyectos se eliminó la piscina, dado que la valoran muy poco, en pos de tener un mejor paisajismo y un parque donde puedan recrearse”, prosigue Juan Court.
“En la decoración, los espacios comunes, salones, hall de recepción y áreas verdes ponemos una especial atención en las preferencias del segmento, manteniendo el alto estándar y la sobriedad”, añade.
Otro ejemplo de inclusión de la tercera edad son los proyectos Tamarugo y Punta Águila, de Aconcagua, donde más del 30% y 50% de los clientes que compraron, respectivamente, tienen sobre 60 años. “Hemos desarrollado proyectos pensando específicamente en la tercera edad, un segmento que llamamos ‘nido vacío’, porque son familias en que los hijos ya dejaron de vivir con sus padres. Este grupo tiene la necesidad de cambiarse de la casa grande, donde estuvieron durante años, a un departamento más pequeño”, comenta Hanna Hodali.
Estos proyectos están pensados para personas mayores que necesitan espacios amplios en los cuales poder recibir a la familia y amigos. Cuentan con living, comedor, sala de estar y terrazas integradas, permitiendo realizar eventos o almuerzos con varios invitados. Asimismo, “disponen de más de un dormitorio en suite, un dormitorio para servicios (doméstico o de enfermera), puertas anchas y amplios ascensores que facilitan el desplazamiento cuando se requiere el uso de sillas de ruedas o similares”, destaca la ejecutiva de Aconcagua.
Otra inmobiliaria que ha incluido detalles para la tercera edad en sus proyectos es Grupo España. “Contamos con proyectos que, si bien no están dirigidos específicamente a personas de la tercera edad, se adaptan muy bien al segmento que pasa por lo que se denomina como ‘síndrome del nido vacío’; es decir, matrimonios o personas cuyos hijos se van del hogar porque emprenden su propio rumbo. Por ello, optan por vender la casa y comprarse un departamento, ya que la casa les queda grande o porque buscan simplificarse la vida en una vivienda de dimensiones más reducidas”, expresa Carlos Müller, gerente general de Grupo España.
Fuente: zonainmobiliaria.com

Lee también

¿Como Nacieron los Brokers Inmobiliarios?

Gabriel Cid, CEO y Fundador de Capitalizarme.com, nos narra como se origino en Chile el …