Familias con alto poder adquisitivo llegan a vivir a San Joaquín, Santiago y Macul

Análisis muestra efectos del alza en precios de suelo urbano, que implicó un “desborde” hacia comunas cercanas al tradicional cono del sector oriente.
Una forma de “mezcla social” forzada por el mercado de suelo está experimentando Santiago. Si hace dos décadas la capital estaba dividida por la frontera de Plaza Italia, con comunas de ingresos medios y bajos ubicadas al poniente y un “cono de riqueza” -como lo refieren los académicos- proyectado desde Santiago hacia Providencia, Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, hoy esas comunas se están “desbordando” hacia otras zonas tradicionalmente ocupadas por grupos sociales de clase media o, incluso, vulnerables.
De acuerdo a un análisis realizado por Mapcity, a partir de permisos de edificación y el censo, San Joaquín es la comuna que más creció en habitantes ABC1: pasó de tener 18.928 habitantes de altos ingresos en manzanas que ya existían en 2002 a 27.836 en 2012, lo que representa un aumento de 47%. Le sigue Santiago (que pasó de 16.866 a 24.772, 46,88% más) y Macul (16.761 a 24.557, 46,51%). Si este cambio se analiza considerando el total de nuevas familias ABC1, la comuna que más las concentra es Peñalolén (38.726), seguida de Providencia (36.964) y La Reina (34.779).
Roberto Camhi, director ejecutivo de Mapcity, señala que si bien los movimientos de segmentos socioeconómicos son un fenómeno constante, “en nuestros análisis anuales detectamos mayores cambios entre los años 2007 y 2009 por el boom inmobiliario y la renovación de los usos de suelo”.
El estudio, además, revela las principales comunas que han perdido población ABC1. Encabeza la lista Ñuñoa, que creció en familias de clase media alta (C2) en 63,85%: pasó de 8.747 a 14.332, en las mismas zonas antes ocupadas por grupos ABC1. Le sigue Macul, que pese a su incremento en grupos ABC1 en algunos barrios, experimentó el crecimiento de familias de segmento C2 en otros, que antes eran de altos ingresos: pasó de 2081 a 3041 (46,13% más). La tercera con mayor reducción de este perfil es La Florida, que aumentó sus grupos C2 de 5.025 a 6.309 (25,55% más).

“Gentrificación”

Pía Mora, coordinadora de Prourbana del Centro de Políticas Públicas UC, concuerda con los resultados del análisis. A su juicio, estos cambios se explican por desplazamientos originados en la movilidad residencial producto de cambios en el nivel socioeconómico de familias y también con inversiones realizadas por privados o el Estado. “La búsqueda por maximizar rentas con el suelo puede llevar a los desarrolladores inmobiliarios a realizar proyectos para clases medias y altas en zonas tradicionalmente ocupadas por familias de menores recursos, las que en el caso chileno se ubican preferentemente en la periferia. A este proceso se le llama gentrificación”, explica.
Otros cambios que muestra el estudio se relacionan con las comunas que más aumentaron el perfil de familias de clase media y que antes eran vulnerables o emergentes. En ellas destaca Macul (5.607 nuevas familias de clase media), La Reina (5.386) y El Bosque (5.067).

Peñalolén

En esta comuna han proliferado los conjuntos cerrados con viviendas de sobre 4.000 UF.
245% es el aumento que experimentó La Reina en cuanto a las comunas que registraron alzas de familias de clase media -que antes eran vulnerables o emergentes- y que llegaron a vivir allí.
47% es el alza que tuvo San Joaquín respecto de familias ABC1 que compraron sus casas en esta comuna en un lapso de diez años; es decir, entre 2002 y 2012.
Fuente: El Mercurio

Lee también

El futuro del sector inmobiliario tras crisis por Covid-19: 6 desafíos que tendrá que asumir el rubro durante en los próximos 6 meses

Según los expertos del sector inmobiliario, en los próximos seis meses las viviendas de inversión …