Inmobiliarias promueven el uso de bicicletas con la entrega de aparatos, aparcaderos y camarines

Desde el año pasado que las empresas Ralei y Vertical desarrollan proyectos que incluyen estos servicios, sin un costo adicional para los residentes.
Aburrida de gastar plata en taxis o tener que salir con tiempo para esperar un Transantiago, Camila Carvajal se compró “obligada” una bicicleta. Lo anterior, porque según relata no quería una, ya que en su edificio de Ricardo Lyon ya han robado varias, por lo que sí o sí debía dejarla en su departamento, cosa que le quita un espacio significativo para los poco más de 40m {+2} en los que vive.
Debido a la detección de casos como este, además de la intención de promover el uso de la bicicleta dentro de los edificios, el grupo inmobiliario Ralei -que actualmente lleva a cabo proyectos en Providencia, Ñuñoa, Santiago e Independencia- entrega sus obras con 10 o 15 bicicletas para el libre uso de los habitantes de cada comunidad, las que quedan estacionadas en bicicleteros y así no ocupan el espacio en departamentos.
“Nosotros donamos estas bicicletas. Es como la piscina, los residentes verán cómo la cuidan. Eso sí, dentro del reglamento de propiedad, nosotros dejamos un párrafo en el cual se indica que para usar estos aparatos se debe dejar un monto o cheque en garantía, ya que si se pierden o se les ocasiona algún daño, se tiene que responder con esa garantía que son alrededor 3 U.F. ($73.953)”, explica Andrés Ergas, gerente comercial de Ralei.
Además de los bicicleteros, la inmobiliaria se encarga de dejar un candado para cada bicicleta, cosa de reducir la posibilidad de robo o pérdida. “Cabe señalar que este concepto no entra dentro de los gastos comunes. Hace un tiempo hicimos un piloto en un edificio de Plaza Egaña, en Ñuñoa, y resultó bastante bien, por eso ahora decidimos incluir nuevos proyectos”, agrega Ralei.

Oficinas

En la misma línea de esta empresa, la inmobiliaria Vertical ha desarrollado nuevos proyectos de oficinas, con bicicleteros, camarines y casilleros para que trabajadores que llegan en bicicleta a trabajar puedan dejar su medio de transporte en un lugar seguro, ducharse y cambiarse de ropa con tranquilidad.
Sin ir más lejos, este sistema ya funciona en uno de sus proyectos llamado Live Costanera -ubicado en Nueva Costanera, en Vitacura-. “En las mañanas mucha gente llega con tenidas deportivas, porque saben que tienen la facilidad de acceder a camarines y duchas; entonces, la persona puede traer un bolso y por más transpirado que llegue puede ducharse y después tener una reunión”, explica José Ignacio Forteza, gerente comercial de Vertical.
Además, según comenta el ejecutivo, estos factores operan como ventajas para las empresas, ya que estas cuentan con trabajadores más sanos, que vienen de hacer deporte, con la mente despejada para trabajar. “Es un buen complemento, cada colaborador trabaja mejor, que por lo menos tiene 30 minutos de ejercicio, lo que hace bien, ya que no debe venirse lento para intentar no sudar, sino que a un ritmo normal”, señala Forteza.
Próximamente, esta firma inaugurará dos nuevos proyectos en avenida Kennedy con Las Tranqueras, llamado Vista Kennedy, y otro frente al Costanera Center, denominado Plaza Costanera, los que al igual que su anterior entrega, contarán con espacios para ciclistas, que equivalen al 3% del total de quienes trabajarán en ellos.
747.100 viajes diarios se hacen en bicicleta en Santiago, según la última encuesta Origen Destino de Transportes.
Fuente: El Mercurio

Lee también

El futuro del sector inmobiliario tras crisis por Covid-19: 6 desafíos que tendrá que asumir el rubro durante en los próximos 6 meses

Según los expertos del sector inmobiliario, en los próximos seis meses las viviendas de inversión …