Mudanza: Te damos algunos tips para que sea más amena

Una mudanza significa muchas cosas, empezamos a hacer limpieza de las cosas que usamos y que no, se empieza a organizar de mejor manera la casa, revisar las cuentas. El cambio no es fácil, muchas veces las comunidades también restringen los horarios de mudanza o piden papeles y certificados antes de que abandones el inmueble.
La ingeniera civil Alejandra Villarroel (24 años) se cambió dos veces de casa en 2019 y lo primero que pregunta cuando tiene que empezar a llevarse sus cosas a la nueva propiedad es el horario permitido de la mudanza en la conserjería, ‘Donde estoy viviendo ahora sólo dejan cambiarse de lunes a viernes y no tuve problemas porque tenía tiempo para hacerlo en la semana. Pero ahora me tengo que cambiar de nuevo y no he preguntado aún en el edificio nuevo.
Me complicaría que no dejaran hacerlo el sábado porque ahora trabajo y tendría que pedirme el día o buscar otra fórmula’, comenta. Es un detalle que no tiene importancia cuando se busca una propiedad para vivir, pero que se vuelve trascendental cuando ya hay que cambiarse. ‘Tengo amigos que se enteran después que hay edificios que cobran también cuando uno se muda’, comenta. Eso le pasó a Patricio Salazar, quien supo que tenía que avisar con tres días de anticipación al conserje para poder ‘reservar’ el ascensor y, además, que tanto el traslado de llegada como de salida tiene un costo de 1UF, que se cobra después en la cuenta de los gastos comunes.
‘Primera vez que me pasa que por cambiarme me cobran, pero me dijeron que era porque los ascensores eran delicados y les podía pasar algo. También me contaron que había que recubrirlos con espuma, pero los conserjes se encargaban de hacer eso’, comenta. Para salir de todas las dudas, Katherin Lettich, especialista inmobiliaria de la plataforma de gestión Isbast.com, dice que antes de la mudanza conviene ir a conversar con el conserje o administrador para resolver las dudas. ‘Hay que preguntar todo, como si hay espacio adentro para que se estacione el camión, porque hay lugares que tienen prohibido que se estacionen afuera, la altura máxima del subterráneo, las medidas del ascensor para saber si caben las camas o hay que subirlas por la escalera. O cómo hay que hacer el salvoconducto para poder cambiarse’, afirma.
No quedar moroso
Hay que ser insistente para saber cómo funciona el cobro de los gastos comunes. ‘No hay una regla única en esto, algunas comunidades los cobran a inicio de mes, otros los 15 o los últimos días. Hay que preguntar harto detalle porque en general la gente está acostumbrada que todo lleguen a fin de mes y no es así. Hay que averiguar también la fecha máxima para pagar o si se entregan en papel o el edificio está adherido a los sistemas de administración digitales como Comunidad Feliz, Edifito o Neat, donde la cuenta hay que verla online o llega al correo electrónico.
Y para eso, el administrador tiene que saber que ha llegado gente nueva a la propiedad’, cuenta Francisco Ackermann, gerente comercial de la plataforma de inversiones inmobiliarias Capitalizarme. com. Datos similares hay que averiguar para las cuentas de los servicios básicos. ‘No nos llegaba nunca y la dueña del departamento se demoró casi un mes en mandarnos boletas antiguas para obtener el número de cliente. Por eso es mejor pedirlos apenas uno firma el contrato de arriendo, porque ya estábamos morosos’, dice Salazar.
¿Quién recibe el pedido?
Saber el funcionamiento de las áreas comunes es otra regla, dice Christian Rodiek, socio fundador del markeplace de inversión inmobiliaria Plutus.rent. ‘Hay que averiguar los horarios y fechas de uso de quinchos, piscina, lavandería, áreas verdes, salas de multiuso y estacionamientos de visita y los horarios que permiten hacer ruidos para hacer mejoras al departamento. Son relevantes porque así uno se asegura cumplir con las reglas de la comunidad y evitar multas’, dice.
‘En mi edificio, por ejemplo, son exigentes con el uso de la terraza y ruidos. No dejan hacer asados más allá de las 10 de la noche por los ruidos’, agrega. Otro tema también es que ya muchos edificios no dejan pasar a los repartidores a los departamentos o no pueden quedar los pedidos en conserjería y el residente tiene que bajar a buscarlos. ‘No son cosas que se piensan cuando vas a visitar la propiedad por primera vez y te das cuenta recién cuando vas a usar una app’, afirma Ackermann.

Lee también

inversion

Invertir en tiempo de crisis

Por: Francisco Ackermann, gerente comercial y Co Founder de Capitalizarme.com Las crisis económicas son parte …