Llaman a decidir con prudencia la compra de una vivienda nueva sin IVA

Expertos señalan que otro punto a favor para concretar este tipo de adquisición es que actualmente existe un nivel de tasas para los créditos hipotecarios históricamente bajos.
Lo que resta del verano puede ser ideal para que mucha gente busque y adquiera, con mayor holgura de tiempo y disponibilidad, una vivienda, considerando que a partir del 1 de enero de 2016 las propiedades nuevas que se comercialicen incluirán el IVA. Esto, luego que la reforma tributaria contemplara dicha medida para todos los bienes raíces nuevos sin importar su valor, a excepción de las adquiridas con subsidio.
Muchos sostiene que estos meses serán claves, pues hasta el 31 de diciembre 2015 es posible firmar una promesa de compraventa con una inmobiliaria, a fin de evitar que la compra se vea afectada por el valor adicional del IVA. Y es que dependiendo del proyecto inmobiliario se prevé que la aplicación de este impuesto incidirá aumentando los precios en rangos que van desde un 5% hasta un 12%.
Al respecto, Antonio Latorre, gerente general de Creditaria, estima que la demanda por viviendas nuevas se incrementará hacia fines de año, cuando el plazo de vencimiento de esta exención esté por caducar. “Por ello, es aconsejable que los interesados en comprar, lo puedan hacer sin falta a la brevedad, cuando aún quede stock sin reservar”.
Andrés Ergas, gerente comercial de Ralei Grupo Inmobiliario, recomienda a los clientes que tomen una decisión reflexionada pero pronta, a fin de que puedan congelar el precio, incluso en proyectos cuya entrega se estime para después de 2018, puesto que las promesas firmadas durante 2014 y 2015, independiente del año en que se escrituren, no estarán afectas al IVA.

Llamado a la calma

Un aspecto que hay que entender en relación a este tema es que la reforma tributaria se aplicará de forma gradual a partir de enero de 2015, recalca Esteban González, socio y director de Estudios de AGS Visión Inmobiliaria, por lo cual el gravamen afectará secuencialmente dependiendo de los tramos los valores.
“Por otro lado, diversas inmobiliarias están estudiando mecanismos legales que permitan extender dicho plazo para los proyectos que se encuentran en ejecución y venta, a través de las ‘transferencias de promesas de compraventa’, por lo cual lo más probable es que dicho plazo se pueda extender aún más, por el periodo de venta de los proyectos”, agrega.
Sin embargo, este profesional no cree que sea aún el momento de alarmarse respecto a este nuevo gravamen que afectará a la industria. “Ahora bien, si alguien ya tiene tomada la decisión de comprar una vivienda, por supuesto que no debe dejar pasar más tiempo y decidir con la debida prudencia cuál es el producto inmobiliario que se adecua de mejor forma a sus necesidades”.
En este contexto, sostiene que es conveniente formalizar las promesas de compra-venta de viviendas nuevas antes de fin de año, como una forma de “asegurar” precio y contar con condiciones comerciales preferentes. “No obstante lo anterior, las propiedades afectadas por el gravamen de la excepción del IVA para el próximo año serán un tramo menor, que irá entre las 4.000 UF y las 4.500 UF”.
Y añade: “Además, como se mencionó anteriormente, dicho gravamen podría ser aplazado vía firma de promesas de compraventa que posteriormente fuesen transferidas a los compradores finales, por lo cual difícilmente dicho gravamen afectará a los consumidores en el corto plazo”.
Para adquirir una propiedad sin el cargo del IVA se debe buscar un proyecto que cuente con permiso de edificación vigente, aunque se encuentre en verde o blanco. Una vez elegida la propiedad, el comprador firma una promesa de compraventa protocolizada o escritura pública entes del 31 de diciembre del 2015 y documenta el pago del pie; cuando el proyecto tenga fecha de entrega, se tramita el crédito hipotecario y se concreta formalmente la compra sin cancelar IVA, gracias a la firma de una promesa antes del 1 de enero de 2016.
Lo cierto es que el limitado stock de viviendas, el tema del IVA ya descrito y el alza en la demanda han generado un alza de precios en muchas de las propiedades disponibles a la venta.
“Esto se pudo percibir desde el momento que se aprobó la reforma, que hizo que las viviendas subieran su precio inmediatamente. Ello, sumado al deterioro en la cantidad de proyectos existentes debido al parón de la economía, y a una débil, pero mantenida, demanda de viviendas, hicieron que se provocara un alza en el valor de las viviendas”, asegura Antonio Latorre.

Mercado

El mercado inmobiliario a internalizado los plazos de entrega en vigencia del IVA sobre la compraventa de inmuebles, adelantando la venta apenas el proyecto cuenta con su permiso de edificación.
“En el caso de los clientes, las velocidades de venta han aumentado considerablemente. En ese sentido, hemos notado un incremento en la cantidad de cotizaciones y visitas a salas de venta de nuestros proyectos”, señala Andrés Ergas.
Y agrega: “Considerando que el stock de propiedades con entrega inmediata será escaso en 2015, recomendamos optar por la compra en blanco, que puede llegar a ser un excelente negocio por que implica ciertos descuentos y beneficios, como poder pagar el pie de la unidad vendida a un plazo que puede superar los 30 meses, plusvalía de la propiedad y un amplio abanico de posibilidades de elección de la unidad que más se acomode a las necesidades del cliente”.
Otro punto a favor para concretar la venta la compra de una vivienda es que hoy existe un nivel de tasas para los créditos hipotecarios históricamente bajo.
“Esto ayuda a obtener una vivienda en condiciones inmejorables, pero es necesario consignar que estos créditos solo pueden hacerse efectivos para viviendas disponibles a la venta como stock terminado y recibido municipalmente y no sirve para financiar aquellas viviendas con fecha de entregas a futuro”, concluye diciendo el gerente general de Creditaria.

Validación

Un aspecto importante es que las personas validen la opción de firmar una promesa de compraventa sujeta a la aprobación bancaria, pues de esta manera evitan el riesgo de incumplir la promesa por no haber obtenido dicha aprobación.”No olvidemos que la economía está muy inestable y existe el riesgo de desempleo y/o verse afectados por rebajas salariales producto de menores rentas variables percibidas, pudiendo esto afectar la obtención de un crédito hipotecario”, resalta Antonio Latorre.
Fuente: El Mercurio

Lee también

El futuro del sector inmobiliario tras crisis por Covid-19: 6 desafíos que tendrá que asumir el rubro durante en los próximos 6 meses

Según los expertos del sector inmobiliario, en los próximos seis meses las viviendas de inversión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *