Mercado inmobiliario encara 2017 con optimismo, pese a mayor stock

Terminado el boom de las ventas “sin IVA”, ejecutivos de la industria anticipan un año dominado por la demanda con fines residenciales y ventas a distintas velocidades. La probable baja en las tasas de interés hipotecarias podría dinamizar al sector.

El boom inmobiliario se está apagando. Las grúas y los letreros de “vendido” pierden protagonismo en el paisaje urbano producto de la desaceleración y la sobreoferta en algunas zonas. De los casi 12 meses que hace un año se requerían para vender una vivienda nueva, ahora las inmobiliarias tardan casi el doble.

Los últimos datos reportados por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) reflejan el nuevo ritmo del sector: al tercer trimestre de 2016, el stock disponible para ventas alcanzó a 55.393 viviendas en el Gran Santiago, 2% más que al cierre del primer semestre de 2016 y un 15% por arriba de lo observado a igual período de 2015. La mayor oferta acumulada es resultado, entre otros factores, del menor dinamismo.

Sin embargo, nadie en la industria habla de crisis. Ejecutivos y expertos del sector consideran que el ritmo de ventas volvió a estabilizarse en niveles previos al llamado “efecto IVA”, estrategia comercial impulsada entre 2014 y 2015 mediante ventas anticipadas que permitieron acceder a inmuebles libres de ese impuesto y, por tanto, teóricamente más baratos. Desde 2016, sin embargo, por efecto de la reforma tributaria, el beneficio tributario que permitía descontar el pago de IVA a la construcción está limitado sólo a las propiedades con un valor de edificación de hasta 2.000 UF.

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 09.53.04

El último reporte de la CChC consigna que en el tercer trimestre de 2016 se vendieron 5.919 departamentos y 1.700 casas, un 40% y 28% menos que lo anotado en igual período de 2015, respectivamente.

Pese a los números, en la industria aclaran que lo observado este 2016 y en particular en el tercer trimestre es un proceso normal, tras un ciclo atípico como el de hace un año. “El mercado ha funcionado como estimábamos y volvimos a un lugar más parecido a lo que ocurrió en otros períodos, como el 2012 o 2013. Esto no sucedió en 2015 en el mercado residencial, porque hubo una participación adicional fuerte por el IVA”, afirma el director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), Vicente Domínguez.

Con una opinión similar, Juan Lavoz, gerente inmobiliario de Siena Inmobiliaria, subraya que miran el futuro con optimismo. “La industria estaba preparada para la desaceleración después del boom que culminó a comienzos de 2016”, dice el ejecutivo, y advierte que vendrán tiempos con mucho dinamismo en el área residencial, especialmente en el segmento de departamentos en las comunas de Ñuñoa, Providencia y San Miguel.

“Nuestra proyección es que el aterrizaje duro ya se produjo. Durante 2017, el crecimiento será suave, porque ya se habrá absorbido el efecto del IVA y no visualizamos un nuevo shock de la demanda, con una economía de crecimiento modesto y con tasas de interés bajas históricamente”, vaticina Reinaldo Gleisner, consultor del área de brokerage de Colliers International.

“Estamos notando un cambio en las expectativas y en la confianza de la gente respecto de la economía y la estabilidad social del país. La conjugación de estos elementos puede ser escenario para que se renueven las inversiones e iniciemos una nueva fase de crecimiento. Estimamos que 2017 será mejor, puesto que estaremos escriturando la mayoría de nuestros proyectos en venta”, añade Andrés Ergas, gerente comercial de Ralei Development Group.

Por su parte, el gerente general de Socovesa Santiago, José Antonio Bustamante, también cree que se está retornando a un ritmo normal de comercialización. “En 2017, la industria debería mostrar números similares a los de 2016, dando muestras de un mercado saludable. Sin embargo, es importante considerar que un factor de riesgo podría ser los desistimientos y la restricción del crédito”, sostiene.

Con un pronóstico similar, el gerente comercial de Fundamenta, Ignacio Droppelmann, agrega que “2017 será mejor, porque tendrá mayor dinamismo, habrá más confianza y porque con reglas claras se disminuye la incertidumbre que afectó el 2016, tanto para la demanda como para la oferta de viviendas”.

Ariel Magendzo, gerente general de Paz Corp, también pronostica un mejor panorama en 2017. Mientras el desempleo se mantenga relativamente bajo, siga habiendo acceso a financiamiento hipotecario y un crecimiento demográfico razonable que sostenga la demanda por vivienda en el largo plazo. “Esperamos que 2017 sea similar a 2016. Creemos que el mercado inmobiliario se estabilizará en torno a 35 mil a 40 mil unidades de ventas de viviendas nuevas en la Región Metropolitana, lo que representa un nivel más bajo que el 2015, pero similar al 2013 y 2014”, manifiesta.

Fuente: La Tercera

banner-invierteenpropblog-500x120px

Lee también

GRANDES OPORTUNIDADES

Francisco Ackermann Gerente Comercial de Capitalizarme.com, nos deja un tip de inversión muy importante que …