¿Qué se debe considerar al entregar una vivienda en parte de pago?

Esta modalidad puede ser atractiva para quienes tienen una propiedad y desean cambiarse. Pero es importante realizar algunas consultas para tomar una decisión informada.
La entrega de propiedades en parte de pago es una opción que ha tomado fuerza en los últimos años. Varias inmobiliarias ofrecen hoy esta modalidad de financiamiento, que tiene aspectos atractivos.
“La propiedad en parte de pago es una opción de financiamiento sin riesgos, efectiva y expedita para obtener una vivienda. Un ítem que este año tiene especial relevancia ad portas de la implementación de la reforma tributaria con el IVA a las viviendas. En medio de un ambiente de desaceleración económica, con un sector inmobiliario que está ajustando sus precios y opciones de crédito cada vez más restrictivas, la propiedad en parte de pago aparece como una buena alternativa para vender una vivienda a precio de mercado”, afirma José Ignacio Reyes, gerente de Ventas de Almagro.
Pero antes de decidir -señala- es importante considerar algunos aspectos.
Uno de ellos es tener claro qué proporción del valor de la nueva vivienda se puede pagar con la propiedad en parte de pago. Cuenta Reyes que, por ejemplo, en el caso de Almagro, las personas tienen la opción de cubrir hasta el 50% del valor del nuevo departamento con la propiedad anterior. “Se trata de una ayuda importante y concreta para las personas que están pensando en comprar una vivienda nueva y endeudarse lo menos posible”, asegura.

Precio convenido

También hay que considerar si la propiedad que se dará tiene un crédito hipotecario vigente y a cuánto asciende la deuda.
Cuenta José Ignacio Reyes que “si la propiedad tiene deuda vigente, la inmobiliaria paga la deuda hipotecaria al momento de la compra. La diferencia que se produce entre el valor de esa operación, menos la liquidación de la deuda, se considera el pie de la nueva vivienda. Al dar la propiedad en parte de pago, el cliente cuenta con los recursos y liquidez inmediata para no sólo obtener el pie para su nueva vivienda, sino también mejores opciones crediticias”.
También -señala- es importante plantearse cuándo se desea disponer de la nueva vivienda -pues la modalidad permite coordinar los plazos de entrega de la nueva propiedad, para evitar desfases entre un cambio y otro- y preguntar cuáles son las políticas de valoración (tasación) de la propiedad, y de devolución en caso de no llegar a acuerdo.
Ejemplifica: “En nuestro caso, la propiedad se somete a un estudio de mercado, sin ningún costo para el cliente. Después de dos semanas de estudio, se establece un precio, nos reunimos con el cliente, y si éste no está de acuerdo con ese precio, se devuelve la garantía que se entrega al inicio de este proceso, dejando sin efecto la reserva. Gestionamos todo el proceso de venta, sin ningún costo. Este sistema implica cero riesgo para el cliente, ya que además de recibir su vivienda a precio de mercado, ahorra la comisión del corredor”.

Averiguar bien

Es importante averiguar qué tipo de propiedades reciben los inmobiliarias en parte de pago. ¿Solo casas o departamentos? ¿Solamente aceptan propiedades en Santiago o también en otras ciudades? ¿Puedo traspasarle parcelas de agrado, oficinas o locales comerciales?
Fuente: El Mercurio

Lee también

¿Como Nacieron los Brokers Inmobiliarios?

Gabriel Cid, CEO y Fundador de Capitalizarme.com, nos narra como se origino en Chile el …