Se diversifica oferta de proyectos de uso mixto en la capital

Tener la oficina al lado del departamento. Ese es uno de los atractivos que presentan algunos proyectos inmobiliarios que se han levantado en zonas con muy buena conectividad en la ciudad.
La oferta de proyectos inmobiliarios que conjugan oficinas y departamentos crece en la capital.
Por ejemplo, Sergio Villagrán, gerente comercial de Empresas Armas, afirma que se decidieron a desarrollar este tipo de proyectos al observar en sus estudios el creciente interés de las personas por reducir sus tiempos de desplazamiento.
“Este factor se ha vuelto crítico en Santiago, por lo que muchos prefieren vivir cerca de sus lugares de trabajo o en ubicaciones con excelente conectividad”.
Comenta, además, que muchos de quienes han adquirido oficinas y departamentos en los proyectos de este tipo que han desarrollado -como Las Condes Capital (finalizado), Estoril Capital y Ñuñoa Capital- son profesionales jóvenes, que requieren oficinas de menor tamaño y terminadas. Muchos de ellos, comenta, son abogados, contadores, ingenieros, arquitectos y otros que desean una excelente ubicación, estar cerca de todo, a valores accesibles para ellos.
A su vez, cuenta, también han atraído a muchos inversionistas, muchos de los cuales apuestan por las oficinas, por sus rentabilidades.
Agrega también que un público potencial son quienes tienen fábricas o bodegas en las afueras de la ciudad y que usan estas oficinas como centros de operaciones, monitoreando remotamente sus actividades. Ellas pueden aprovechar las horas ‘no punta’ para desplazarse hacia esos lugares más alejados, explica.

Factores clave

Indica Sergio Villagrán que la clave del éxito de proyectos de este tipo está en de qué manera generan valor en la ciudad y cuidan los detalles.
“En nuestro caso, hemos diseñado complejos en los que incorporamos, por ejemplo, locales. Con ello les solucionamos muchos aspectos prácticos a quienes viven o trabajan en ellos”.
Uno de los aspectos que cuidan especialmente es contar con accesos y circulaciones diferenciadas para oficinas y viviendas.
Así, por ejemplo, en el caso de Las Condes Capital se construyeron dos edificios distintos, con entradas distintas”.
Sobre el futuro de este tipo de proyectos indica Sergio Villagrán que mucho dependerá de la disponibilidad de terrenos, pues se requieren sitios grandes en ubicaciones centrales.
“Cada día hay más problemas de desplazamientos y las personas lo demandan”, asegura.

Más oferta

Por su parte, Andrés Ergas, gerente comercial de Ralei Grupo Inmobiliario, afirma que la construcción de edificios de usos mixtos, que mezclan espacios residenciales y de oficinas, es una tendencia que ha ganado terreno en nuestro país.
Y cuenta que en el caso de sus compañía generaron un producto que en un mismo edificio aglutina diversos usos, pero de manera inteligente y sin conflictos.
“Sumándonos a esta tendencia generamos el proyecto Apoquindo Downtown, que consta de 187 departamentos, 54 oficinas y una placa comercial de 1.300 metros cuadrados, está ubicado en el estratégico sector de Apoquindo con La Capitanía a pasos de estación metro Manquehue. Ralei decidió apostar por esta tipología de edificio debido a que es la única oferta residencial disponible en esta zona clave de Las Condes, al estar ubicado en una zona de gran conectividad y muy cerca de redes de servicios”.
Comenta que para diferenciar los distintos usos del edificio, ubicaron las oficinas y comercios en los pisos inferiores con ingreso, hall de acceso y ascensores absolutamente separados de los departamentos, dejando los pisos superiores a las unidades habitacionales con su hall de acceso, ascensores y facilities también separados de las oficinas.
Señala que esta tipología genera efectos positivos en la ciudad.
“Una de las principales ventajas de los edificios mixtos es que permiten la convivencia de la vida familiar con un entorno laboral, en un contexto que destaca por la presencia de áreas verdes, centros comerciales y diversos servicios. Asimismo, la ubicación de los proyectos permite la posibilidad de vivir y trabajar cerca, además que su buena conexión genera un plus significativo en los traslados”.
Cuenta Andrés Ergas que Apoquindo Downtown se vendió prácticamente en un 90% en su etapa de obra gruesa, “lo que habla de una necesidad instalada entre nuestros clientes por este tipo de proyectos que combinan viviendas para uso residencial y de oficinas. En la actualidad, estamos a pocos meses de iniciar la entrega, quedando un número de oficinas disponibles para su venta”.
Afirma que “los edificios mixtos son un tipo de desarrollo que puede ser replicado en otras comunas de la Región Metropolitana, como por ejemplo, en aquellas zonas de alta concentración de demanda laboral, como Santiago Centro, Providencia, Ñuñoa y La Florida, entre otros sectores”.
Fuente: El Mercurio

Lee también

El futuro del sector inmobiliario tras crisis por Covid-19: 6 desafíos que tendrá que asumir el rubro durante en los próximos 6 meses

Según los expertos del sector inmobiliario, en los próximos seis meses las viviendas de inversión …