#Experiencia San Pedro De Atacama y subir el Cerro Toco

De acuerdo a Mariana Bruna, en Agosto del 2015 “vino a visitarme una amiga de París por un mes (después de no vernos 6 años)”. Era su primera vez en Sudamérica y sólo un mes en Chile, por lo tanto tenía que organizar perfectamente los tiempos y lugares de Chile a mostrar. Elegí San Pedro de Atacama, Santiago de Chile, Puerto Varas y Chiloé. De todas las cosas que hicimos en San Pedro la más memorable para nosotras fue lejos de subir el Cerro Toco, que está a 5.600 m.s.n.m ubicado en la frontera de Chile con Bolivia y Argentina.

Era nuestra primera vez subiendo un cerro de tanta altura y con ese tipo de condición climática, es por eso que se recomienda estar al menos 2 días en San Pedro de Atacama previo al ascenso para que el cuerpo de pueda aclimatar a la altura. Así como también es recomendable acostarse temprano el día anterior, no tomar, comer ligero y descansar bien. san-pedro-de-atacama-2

Equipamiento al subir el Cerro Toco

Llegas a la base en camioneta y el ascenso a pie comienza a los 4500 m.s.n.m. Ese día subimos con viento blanco, viento a varios kms x hora y con una sensación térmica de -30°c aproximadamente. Ya se deben imaginar que deben ir muy bien equipadas: Zapatos de trekking (impermeables y térmicos en lo posible), una chaqueta o cortaviento de las mismas características que los zapatos, guantes, gorro que cubra las orejas en lo posible, anteojos, bloqueador, comida ligera, agua (no recomiendo llevar mochila camello, yo llevé una y se congeló la manguera =/, por lo que es mejor llevar botella), bandana en cuello y nariz.

Tú decides si lo logras o no subir el Cerro Toco

Entonces, llegamos a la base, tomamos desayuno ligero: Algo caliente y un sándwich. Fuimos al baño, elongamos, hicimos ejercicios de respiración y nos dimos las buenas energías para cumplir nuestra primera hazaña en grupo pero también personal. Subir este tipo de cerros con estas características por primera vez la verdad es que nunca te lo imaginas hasta que realmente lo vives. Es una lucha contigo misma, tu cuerpo y sobretodo con tu mente.

Cuando tus piernas te dicen que no pueden más, tus pulmones empiezan a recibir menos oxígeno debido a la altura, el frío te quema los espacios sin tela, empiezas a sentir signos de “apunamiento” (mareos, dolor de cabeza y algunas veces náuseas), es ahí donde comienzas la lucha con tu mente y tienes que gobernarla. Respirar, concentrarte, tranquilizarte y sentir que eres capaz de hacer esto, tienes todo para hacerlo, la única persona que decide si lo lograrás o no eres tú misma. En ese trayecto vas pensando en equipo, quien va detrás y delante de ti (por el viento blanco no puedes ver más allá de 4-5mts).

Pero también vas pensando en ti: lo valiosa, empoderada y cojonuda que tiene que ser una persona para llegar a la cima y no rendirte. Subimos 3 amigas y una francesa que viajaba sola más el guía con vasta experiencia, fue de gran ayuda. Algunas se empezaron a sentir mal con mareos y problemas para respirar, una lloró a mitad de camino y empezó a decir que no era capaz de hacerlo, que simplemente no era lo suficientemente valiente. Le tomé sus manos y las puse sobre mi espalda para que siguiera caminando y que no parara si yo no lo hacía, que lo lograríamos y comencé a cantarle una canción que le causa mucha risa.

Estamos en la cima de San Pedro de Atacama subir el Cerro Toco

No sé de dónde saqué aire extra para subir, cantar y llevarla conmigo, supongo que de eso se trata la amistad y el compañerismo. Al cabo de 3 hrs de ascenso llegamos a la cima, cada una en si misma pensando quizás qué cosa… yo pensé: Qué cojones que tengo! Merezco a alguien que los tenga igual o más que yo, una pega que me haga despertar por las mañanas con ganas y dar gracias todos los días por respirar, tener amigos y familia que me quieren. Luego de eso nos abrazamos todas, disfrutamos la maravillosa e inigualable vista de San Pedro de Atacama desde la cumbre y al cabo de unos minutos comenzamos el descenso.

Este fue otro cuento, al haber nevado el camino estaba muy resbaladizo, nos caímos varias veces y con ansias de llegar a la base, llegar al hotel, darnos una ducha caliente y tomarnos una sopa. El descenso nos llevó aproximadamente 1 hora y media. Llegamos a la base los mismos que subimos pero no sé si éramos los mismos al bajar luego de esa experiencia.

Fuente Mujer y Punto

Invierte en propiedades