Tendencias en altura: desde departamentos sin dormitorio principal hasta otros con dos puertas de entrada

Actualmente, es posible encontrar soluciones dirigidas a nichos específicos de clientes como los universitarios o personas solas que valoran la amplitud. También han surgido propuestas para aquellos que quieren realizar un hobby en un taller privado en el mismo edificio donde viven, pero fuera del departamento

Una crítica que se le hace a los desarrolladores inmobiliarios es que son poco creativos, que tienden a quedarse con un formato conocido y limitarse a replicarlo. Sin embargo, en el mercado en altura han surgido propuestas novedosas que buscan captar a clientes con necesidades cada vez más sofisticadas.

En términos de espacialidad, por ejemplo, es posible encontrar departamentos de un dormitorio en formatos sobre los 140 m2 (superficie muy usada para casas con tres piezas y sala de estar), o bien viviendas destinadas a ocho personas que no cuentan con dormitorio principal y que están especialmente enfocadas para estudiantes. Detrás de todas estas nuevas alternativas, los ejecutivos de los proyectos habitacionales coinciden en que hay una demanda insatisfecha.

En el caso de Indesa, por ejemplo, están ofreciendo como opción adicional con la compra del departamento, talleres independientes de entre 9 y 12 m2 ubicados en el primer piso de un edificio en Las Condes, con la idea de contar con un lugar propio pero fuera de la residencia. “Es una extensión de la vivienda pensada para la gente que tiene hobbies o intereses particulares que requieren de un espacio privado, una oficina por ejemplo. Estos talleres responden a dicha necesidad”, explica el gerente general, Rafael Burmester.

Según su experiencia, estos espacios se están usando como salas de videojuegos, home office , bodegas y talleres de pintura. En total, son 11 recintos que tienen un precio de entre 450 y 500 UF. “Son un poco más caros que un estacionamiento, entonces tiene que enfocarse a un público que tenga un poco más de holgura para el crédito hipotecario. No es buena idea replicarlo en otros sectores donde la gente anda más apretada”, señala Burmester. Actualmente, tienen el 60% de los departamentos vendidos y la misma proporción en los talleres.

Para el futuro, Indesa está evaluando incorporar esta alternativa en otros tamaños o bien en pisos subterráneos. Otra opción es ofrecerlos ya no solo como extensión de la vivienda, sino a personas ajenas al edificio. “Es para darle una vuelta, dado que hemos visto una buena aceptación, en los próximos proyectos lo evaluaremos como alternativa”, cuenta el gerente.

Unidades que crecen y se “achican”

La flexibilidad de los espacios está detrás de dos propuestas que han arribado a la oferta capitalina. La primera es de un proyecto con departamentos que cuentan con dos puertas de entrada y que está construyendo ISA Inmobiliaria en Santiago Centro. “Es un dos en uno, pues al medio hay un tabique con una puerta que comunica las dos mitades, que puede quedar abierta o cerrada, pues cada una tiene su acceso principal”, subraya Daniel Sánchez, gerente general de la compañía.

El departamento por un lado tiene un dormitorio, baño y cocina integrada a un living comedor en cerca de 40 m2, mientras que en el otro lado hay un estudio de 25 m2 , con kitchenette y baño. “Tiene medidores de agua y de luz separados, por lo que se puede independizar todo, ya sea de un potencial arrendatario o si se tiene una oficina al lado”, dice Sánchez.

A su juicio, esta solución es ideal para personas que quieren tener familia en el futuro. “En vez de comprar un departamento grande, tienen este donde pueden arrendar una mitad, que les ayudará a pagar el dividendo, y cuando se quieran agrandar es cosa de botar la pared”, apunta.

Una lógica parecida tienen los departamentos de Surmonte, que en hasta 151 m2 contemplan un solo dormitorio, pero donde pueden agregar luego dos o tres habitaciones en la medida que las circunstancias de los propietarios cambian. “Las personas no están comprando una vivienda de un dormitorio, sino una que se adapta a sus necesidades”, destaca la gerenta comercial de la firma, Claudia Salazar.

En las unidades de 151 m2, la habitación única llega a los 30 m2, mientras que en otro proyecto disponen de alternativas de 44 m2 en departamentos de 145 m2. En ambos casos, la pieza tiene un tamaño similar a la superficie total de un departamento entero con la misma distribución.

“Este producto más grande busca satisfacer las necesidades de un nicho particular, donde personas solteras, parejas jóvenes o separados son un grupo que crece año a año y que han estado desatendidos”, indica Salazar.

Departamentos de hasta seis piezas para arrendar a universitarios

Otra propuesta son los departamentos para estudiantes. En Kma Asset Management están construyendo un edificio en La Florida que se venderá a un solo inversionista para su posterior renta, y donde hay tres pisos contemplados exclusivamente para universitarios. Son departamentos de dos, cuatro y hasta seis habitaciones, donde no hay un dormitorio principal, y las piezas van desde 6,3 m2 hasta 24,8 m2, considerando el espacio para una a cuatro camas.

Dependiendo de si se comparte o no la habitación, y de si esta cuenta con baño compartido o privado, va a variar el monto del arriendo, que debería moverse en los $250 mil por persona, según los cálculos de Maximiliano Cuadra, gerente general del área inmobiliaria de Kma Asset Management.

Los departamentos de seis dormitorios son de 140 m2 y tienen una capacidad para ocho personas. La cocina está integrada al living-comedor y contempla un espacio de 29 m2. En ella se dispone de gavetas independientes y con llave, con la idea de que cada persona pueda guardar su propia mercadería. “El refrigerador es imposible dividirlo y los cajones también van a ser compartidos, donde se guardan ollas, cuchillos, platos. Si se va a convivir en un mismo espacio hay que entrar con cierta disposición y no pretender tener solo tus cosas”, indica Cuadra.

Sus proyecciones son que este tipo de departamentos van a ser cada vez más fáciles de encontrar en zonas con una alta concentración de estudiantes, como el barrio República o en las cercanías al campus San Joaquín de la UC.

Casas explotan el formato de espacios integrados

Las casas también están incluyendo nuevas propuestas. En Socovesa, por ejemplo, integraron la cocina, el living y comedor en un gran espacio único en casas de 136 a 205 m2 en Chamisero. “En unidades pequeñas como los departamentos esta solución nace para maximizar la eficiencia de los metros cuadrados. A diferencia del mercado en altura, en las casas esta tendencia comienza en el segmento alto”, explica Valeria Gori, gerenta comercial de Socovesa Santiago. En este caso, se trata de viviendas con valores desde UF 9.145 hasta UF 13.344.

Según la ejecutiva, la integración de estos recintos responde a la nueva forma de vivir de la gente, diferente de hace una década y donde, por ejemplo, la cocina pasó a ser el espacio más social de la vivienda y donde prácticamente ya no se usa el dormitorio de servicio. “El tipo de cliente que valora estos espacios es más informal, más social, incluso hemos observado que se trata de personas que han vivido afuera y que han tenido la experiencia de habitar espacios configurados de esta manera”, cuenta Gori.

Fuente: El Mercurio

banner-invierteenpropblog-500x120px

Lee también

Nueva solución del mercado inmobiliario: visitas virtuales

Visitas virtuales, recorridos 3D y otras soluciones tecnológicas comienzan a visualizarse en las plataformas de …