Tendencias demográficas impactan en los proyectos

La composición de los grupos familiares, el crecimiento económico y el alza muy significativa de la educación superior, entre otros, han hecho que surjan proyectos inmobiliarios dirigidos a públicos específicos.

Desde hace algunos año el mercado inmobiliario ofrece departamentos orientados a públicos específicos, como por ejemplo para estudiantes, profesionales jóvenes, personas solas o adultos mayores. Hoy, la gran novedad es que están surgiendo proyectos ideados y construidos exclusivamente para satisfacer las necesidades de nichos muy acotados, en los que la innovación y el diseño juegan un rol fundamental.

Una de las inmobiliarias que trabajan este tipo de proyectos es Exxacon, la que para adultos jóvenes exitosos en el plano laboral, que dan valor a la estética y a las nuevas tendencias, tiene el proyecto El Mañío, en Vitacura; mientras que para profesionales y parejas entre 25 y 35 años que están comenzando a trabajar, que disfrutan de la vida social y las actividades al aire libre, ofrece el proyecto Nodo, en Ñuñoa.

Vicente Domínguez, director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), destaca que las variaciones en la composición de los grupos familiares, el crecimiento económico y el alza muy significativa de la educación superior hicieron que desde hace unas dos décadas hayan surgido, muy primariamente, pero luego con más fuerza, proyectos inmobiliarios dirigidos a grupos específicos.

“Pasado el tiempo, se agregó el problema de la inseguridad de vivir en casas cuando no se está en condominio, en particular para personas de la tercera edad, lo que hizo surgir también otro mercado que no existía para responder a ese problema. Se puede decir que las personas buscan hoy una solución habitacional, en la medida de sus necesidades y posibilidades”.

Nuevos conceptos

Nicole Solé, gerenta general de Exxacon, explica que actualmente la sociedad chilena tiene mayores ingresos, preferencias más sofisticadas y es más heterogénea. “Por ello, la vivienda no puede ser el mismo producto que se ofrecía hace 10, 20 o 25 años. Hoy, las personas quieren nuevas propuestas de valor que se adecúen a los distintos tipos de familia que existen, más que solo al nivel socioeconómico”.

Los proyectos de esta inmobiliaria responden a conceptos muy distintos. A punto de comenzar a entregarse, dentro de este primer semestre, el Edificio Nodo, en Av. Irarrázaval en Ñuñoa, posee una ubicación estratégica, a una cuadra de la nueva Estación de Metro Diagonal Oriente y cercano a la Plaza Ñuñoa y centros culturales y de esparcimiento. En su mayoría, son departamentos de 1 y 2 dormitorios y promedian los 55 m2 , con precios de venta promedio de 3.500 a 4.000 UF.

“Nodo es un edificio muy atrevido y transgresor en sus zonas comunes, con grandes grafitis en sus murallas, instalaciones artísticas de GT2P, color en la fachada y una explosión de color al interior, con una arquitectura de origen industrial muy atingente a nuestro comprador. El objetivo es potenciar las zonas comunes, que son las que convocan y llaman al encuentro de la comunidad; concepto base de nuestro proyecto. También cuenta con un moderno bicicletero con bicicletas”.

Por su parte, El Mañío, que empezará a construirse durante el segundo semestre en la calle El Coihue en Vitacura, ofrecerá solo 26 departamentos de 1 dormitorio en 100 m2 y 2 dormitorios en 120-140 m2 con terrazas de hasta 80 m2 , cuyos precios de venta promediarán las 10.000 a 12.000 UF. “No hemos comenzado aún ni con la venta formal ni con la construcción, pero ya tenemos precolocado el 50% del proyecto”.

Asegura que se trata de un edificio minimalista, contemporáneo y sobrio, cuyo valor agregado está en el diseño y la alta tecnología y calidad de sus terminaciones y equipamiento. “Son departamentos que se diferenciarán en su programa, que es mínimo, y dan mucho valor a la amplitud de los espacios, su proyección hacia el exterior y la flexibilidad de estos mismos para transformarse en un dormitorio, o bien un estudio, o una ampliación del walking closet “.

Lugar especial

Las cocinas tienen un lugar especial en estos proyectos. En Nodo es del tipo “LAB”, con espacios muy abiertos, casi escenográficos, distintos a lo común. “Se han convertido en un elemento de alojamiento y decoración fundamental para dar vida a los recintos nobles de la vivienda, como son el living y comedor, donde además se integran”, señala la ejecutiva.

En El Mañío habrá cocinas del tipo “sibaritas”; es decir, contemporáneas y vanguardistas, con altísimo componente estético y mucha tecnología a nivel de los equipos y acabados, además todos los artefactos de cocina son integrados al mobiliario. “Si bien el residente no tendrá entre sus prioridades la cocina, pero va a preocuparse de que todos la conozcan y participar en ella con sus invitados”.

Proyecciones

Los proyectos orientados a públicos específicos seguirán aumentando en Chile, aseguran los entrevistados. Ello en atención a las nuevas tendencias sociodemográficas y culturales que se están registrando -con menos niños, más personas que viven solas, más adultos mayores, además educación superior en ciudades diferentes de las cuales se es residente y segunda vivienda por razones de trabajo, entre otros fenómenos-.

Al respecto, Vicente Domínguez comenta que esta tendencia se aprecia más en las grandes conurbaciones de Santiago, Valparaíso y Concepción, más que en otras ciudades. Por su parte, Nicole Solé indica que se verá reforzada porque el consumidor es cada vez más exigente, y “es necesario apuntar a nichos para dar mejores respuestas a sus requerimientos”.

Fuente: El Mercurio

banner-invierteenpropblog-500x120px

Lee también

Nueva solución del mercado inmobiliario: visitas virtuales

Visitas virtuales, recorridos 3D y otras soluciones tecnológicas comienzan a visualizarse en las plataformas de …