Tips para un arriendo estable y seguro

Puntos vitales al momento de arrendar la propiedad.

Cuando se invierte en una propiedad con el fin de destinarla al arriendo y así auto sustentar el pago del dividendo, la mayor preocupación es la colocación de un arrendatario de buen perfil, que permita tener un ingreso fijo mes a mes sin contratiempos y que el cuidado de la propiedad junto a sus cuentas básicas sea el óptimo.

Para ello, es necesario considerar tres puntos vitales al momento de arrendar la propiedad:
·      Evaluación financiera y personal tanto del arrendatario como de su aval.
·      Tener el respaldo de un buen instrumento legal como un contrato sólido.
·      Seguro de arriendo por 6 ó 9 meses.
En opinión de Fabricio Muñoz experto de Capitalizarme.com, “en la evaluación del arrendatario y su aval se debe ser muy cauteloso en saber cómo cumplir esta función sin caer en una invasión a la privacidad del potencial arrendatario y de todas maneras lograr una evaluación completa y de buen nivel”.
La evaluación se debe desarrollar bajo los mismos parámetros que usa el sistema bancario:
·      Individualizar las partes.
·      Solicitud de documentos laborales tanto dependientes como independientes.
·      Veracidad de los documentos recibidos.
·      Evaluación de los documentos según perfil buscado.
·      Entrevista personal.
            Se debe considerar muy bien el perfil que se busca para la propiedad, es decir, si se apunta profesionales o técnicos jóvenes para arriendos no tan prolongados, considerando que ellos en el corto plazo serán propietarios, o personas que buscan un arriendo por más de un año, ya sea por motivos de migración de región o motivos laborales.
            Después de haber realizado lo anterior, viene la parte más importante para este proceso, que es la firma del contrato y con ello surge la pregunta más común, ¿instrumento Privado o Público? 
Las escrituras públicas se encuentran reguladas en los artículos 403 y siguientes del código orgánico de tribunales y se definen como “el instrumento público o auténtico, otorgado con las solemnidades que fija la ley, por el competente notario e incorporado en su protocolo o registro público”.
            Por ende, las escrituras públicas implican una mayor solemnidad en su otorgamiento que un instrumento privado. Las primeras se deben firmar siempre en notaría, ya que el notario hace fe de la identidad de los otorgantes y del hecho de haberse otorgado el instrumento en esa fecha. Además, los originales firmados por los contratantes quedan en custodia del notario que las otorgó, por el período que dispone la ley y, luego de ello, pasan a custodia del archivero judicial competente.
Por su parte, los instrumentos privados no requieren otorgarse en presencia de un notario. Si se lo estipula, éste sólo hace fe de la identidad de la persona que lo otorgó, certifica la fecha y autoriza las firmas. No conserva originales o copias, ni tampoco archiva documentos en su protocolo o registro público.
Otra diferencia que puede ser relevante es que las escrituras públicas, también pueden ser inscritas en los registros respectivos del Conservador de Bienes Raíces competente. Esto puede ser útil en caso de promesas de compraventa o contratos de arriendo, para darle mayor grado de publicidad frente a terceros.
Una vez claro el tipo de contrato, es recomendable tener un seguro de arriendo, que cubre a los inversionistas de 6 a 9 meses garantizados de pago en caso de rebeldía del arrendatario, lo que disminuye el riesgo aún más.
Además de cubrir todos los gastos legales de cobranza, notificaciones, juicio de lanzamiento, termina su intervención cuando la propiedad es restituida y no antes.
Luego de saber cómo arrendar de forma segura, se puede descansar en que la inversión estará en buenas manos y con los resguardos necesarios para su pago y conservación.

Fuente: zoominmobiliario.com

Lee también

Infografía de Mercado de arriendos del Gran Concepción

Se realizó una metodología e infografía de revisión, del total de publicaciones de departamentos disponibles …