Zona céntrica de Santiago aglutinó la mitad de las viviendas nuevas en últimos cinco años

Contra los pronósticos, densificación fue mayor que el crecimiento de casas en la periferia, por cambios en el empleo y las familias. Especialistas critican restricción de planes reguladores a la construcción en altura.

Hace diez años, un documento elaborado por el Centro de Estudios Públicos (CEP) buscó pronosticar cómo sería el crecimiento del Gran Santiago durante la última década.

A partir de la tendencia observada en los años 90, ese fenómeno estaría dado-según el libro-fundamentalmente por un desborde de la ciudad hacia zonas periféricas como Colina, Padre Hurtado, Pirque o Lampa.

Si bien tal supuesto se cumplió con la consolidación de grandes barrios, tales como Chicureo o Valle Grande en estos sectores, y la ampliación del radio urbano en 10 mil nuevas hectáreas (tras la aprobación del nuevo Plan Regulador metropolitano de Santiago, PRMS 100), la mayor tendencia habitacional en la capital estuvo marcada por un retorno masivo al perímetro céntrico, contenido en las comunas ubicadas dentro del anillo de Américo Vespucio.

Captura de pantalla 2017-02-10 a las 09.28.18

Las cifras entregadas por el Gobierno para el Censo que se realizará este año fueron analizadas por CEP, y los resultados fueron concluyentes: de las 277.775 viviendas construidas entre 2011 y 2016, el 48% (134.106) se localizó dentro de Américo Vespucio, que fija la separación de las comunas céntricas de las periférica y las zonas adyacentes al área metropolitana. Las restantes 143.669 (52%) se repartieron fuera de la circunvalación (89.420) o fuera del área metropolitana (54.249).

Slaven Razmilic, especialista del CEP, explica que la tendencia no estaba dentro de los cálculos hace 10 años. “Que la comuna de Santiago tenga hoy más viviendas que Puente Alto o Maipú es un elemento muy llamativo. En los años 90, independencia, Recoleta, Quinta Normal y Estación Central no solo no crecían, sino que perdían viviendas. Hoy en cambio, son focos de crecimiento relevante”.

A su juicio, este cambio está dado por un nuevo énfasis de la política habitacional. “El intento por privilegiar más la calidad que la cantidad, el paso de construcciones masivas en la periferia a un sistema que incluso permitía comprar viviendas usadas, el desarrollo de conjuntos más pequeños y subsidiar la renovación urbana, son todos cambios que ayudan a cambiar el patrón que veíamos previamente. Junto con esto también influyen cambios demográficos, aumentos en congestión y elementos del mercado laboral”.

Dentro de esto último, el economista e investigador del CEP, Raphael Bergoeing, dice que las familias más pequeñas y personas solas “demandan menos espacio, lo que les permite privilegiar localizaciones en áreas más consolidadas. El aumento de la participación laboral femenina también es clave, en particular la de mujeres con hijos, siendo este último un facto que refuerza el interés del hogar por ubicaciones más cercanas al centro, el que sigue concentrando buena parte del empleo”.

Restricciones

 A pesar del auge de la “verticalización” en zonas céntricas, buena parte de los barrios ubicados en las comunas contenidas dentro de Américo Vespucio han sido congeladas por diversos cambios en los planes reguladores, que han fijado la restricción en la construcción de altura, sobre todo en vecindarios con valor patrimonial.

Para Razmilic, el crecimiento explosivo que han protagonizado comunas como Estación Central es un síntoma del efecto generado por las restricciones. “Hay una gran demanda por habitar espacios centrales y este interés a la larga encuentra cómo manifestarse. Si se restringe un sector, al poco tiempo este aparece en las zonas cercanas. No es razonable restringir todo, menos cuando hoy evidentes brechas de stock que cubrir y nuevas demandas para satisfacer. Lo que falta es contar con instrumentos de planificación que permitan administrar armónicamente ese crecimiento mitigando eventuales impactos negativos”, afirma.

Con la evidencia entregada por el censo y la mayor densificación en el centro, Bergoeing cree que la zona centro oriente de Santiago seguirá protagonizando el crecimiento habitacional de la próxima década, debido al “mayor peso relativo de los servicios y de otras actividades en que las economías de aglomeración juegan un rol importante. Va a seguir siendo un polo que atraerá muchos viajes. Esto indica que el crecimiento en densificación seguirá siendo importante y que se dará en forma paralela y complementaria al crecimiento en extensión de la ciudad, que seguirá produciéndose de la mano del aumento de la población y su ingreso.

Fuente: El Mercurio

banner-invierteenpropblog-500x120px

Lee también

departamentos

Alza en venta de departamentos: ¿por qué se genera este fenómeno?

Nuestro equipo de expertos, asegura que las tasas de interés se mantendrán  e incluso podrían …